Facebook Twitter Google +1     Admin

Masones unidos, jamás serán vencidos

20080229084644-libro.jpg

‘Jaque a la Logia’.· Antonio Monclús.· Editorial: Martínez Roca (21,50 euros).

Última actualización 29/02/2008@01:35:14 GMT+1 El veterano diplomático y escritor zaragozano Antonio Monclús ha elegido el intrincado mundo de la masonería, las sociedades secretas, las conspiraciones internacionales y los crímenes asociados a secretos milenarios como principales ingredientes de su primera novela, ‘Jaque a la Logia’. El autor aragonés relata con agilidad, a pesar de lo complejo de la trama en algunos episodios, el implacable desafío terrorista al que se ven sometidas las principales logias masónicas del planeta. Una sucesión de terribles atentados, a la que se suma una cadena de inexplicables crímenes, sacude las más relevantes sedes de la masonería en Sidney, Estambul y París. Cada uno de estas felonías lleva además asociada una carta concreta del tarot, cuya relación con los asesinatos se desconoce en un primer momento.

Esta situación límite lleva a los máximos dirigentes de estas relevantes sociedades masónicas a aunar sus fuerzas para intentar descifrar el enigma y poner fin a la cacería humana a la que parecen estar sometidos sus miembros. Entre los importantes masones que toman parte en esta investigación está el duque de Kent, primo de la reina Isabel II y que en la vida real detenta el título de gran maestro de la Gran Logia Unida de Inglaterra, al que se le atribuyen proezas absolutamente ficticias que el verdadero aristócrata estaría encantado de protagonizar en carne y hueso. Junto a él, personajes de lo más variopinto, como el perspicaz Lord Harnavon, evidente guiño literario a Lord Carnavon, descubridor de la tumba de Tutankamón junto a Howard Carter.

La acción se desarrolla también en España, donde cobra una especial importancia la ciudad natal del autor. En el palacio de la Aljafería de Zaragoza reside la clave de todo el misterio: un documento en lengua árabe del siglo X cuyo contenido, relacionado con esa obra clave y todavía muy influyente en el mundo islámico que es la ‘Enciclopedia de los Hermanos de la Pureza’, tendría efectos políticos y religiosos incalculables sobre el turbulento mundo que hoy nos toca vivir en caso de hacerse público, especialmente entre los países musulmanes. Y todo ello promovido por la enigmática Sociedad de Toth, llamada como el el dios egipcio de la sabiduría. Un peligroso colectivo fundado hace más de tres mil años por sacerdotes del país de los faraones y enemigos declarados de la masonería desde los tres últimos siglos debido a sus concepciones tan opuestas sobre el ser humano y el papel que debería desempeñar en la sociedad.
Únase a todo esto el asesinato en pleno siglo XV del inquisidor más importante de la época de los Reyes Católicos por parte de siete judíos conversos, crimen que es clave en la trama, así como el desfile de escenarios y personajes tan variopintos como Gibraltar, Akenatón, Bin Laden, Diocleciano o el mismísimo Hilter. A modo de curiosidad, destacar que del texto se desprende que la acción transcurre antes de los atentados del 11-S, siendo aún presidente de Francia el celebérrimo Jacques Chirac.

En definitiva, se trata una obra especialmente recomendable para los cada vez más numerosos adeptos a esas temáticas tan ‘originales’ –y algo cansinas por lo abundante y repetitivo en la literatura actual– que giran en torno a sociedades secretas y conspiraciones originadas en el pasado que podrían cambiar el destino del mundo, o, simplemente, para aquéllos que busquen una novela de evasión distinta a lo habitual, en la que se demuestra el amplio bagaje cultural del que goza el autor y su buen conocimiento del funcionamiento interno de las siempre controvertidas logias masónicas.

Por Mariano Pérez Ródenas

29/02/2008 08:45. masoneria #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

masoneria

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris