Facebook Twitter Google +1     Admin

LA MASONERIA Y LA CIENCIA

miércoles 20 de enero de 2010

GUSTAVO VIDAL MANZANRES
Los hombres de ciencia y los pensadores siempre han sentido atracción por la masonería. Lamentablemente, la Iglesia y los conservadores no han dudado en condenar los avances y el pensamiento libre... Reflexionemos sobre este asunto.

SANTIAGO RAMON Y CAJAL: LA MASONERIA Y LOS LOGROS CIENTIFICOS


Petilla de Aragón, una pequeña aldea Navarra enclavada en provincia de Zaragoza, vio nacer a Santiago Ramón el 1 de mayo de 1872. Tras finalizar sus estudios de medicina en la universidad de Zaragoza, ingresó en la Sanidad militar y fue enviado a la guerra de Cuba, lo que supuso para él una experiencia imborrable, no tanto desde el punto de vista profesional como personal.

Su inquietud y libre pensamiento es lo que le lleva a sintonizar con la Masonería poco después de su regreso de Cuba. De hecho, en 1877 ingresa, con tan sólo 25 años, en la Respetable Logia Caballeros de la Noche, nº 68, de la obediencia del Grande Oriente Lusitano Unido, que trabajó en estos valles de 1869 a 1886, siendo un encomiable ejemplo de vida masónica, con el objetivo claro en su vida de perfeccionar al hombre a través del estudio de las ciencias, las artes y la moral universal y practicando las virtudes y fraternidad humanas, con una visión de la sociedad filantrópica, filosófica y progresista que enriqueció su vida y la de quienes lo rodearon.

Ramón y Cajal es un claro exponente universalizarte y fraternal para con todos los pueblos, al modo masónico. la investigación y su labor como científico le llevaron a conseguir numerosos premios entre los que destaca el Premio Nobel de Medicina concedido en 1906. Sin embargo, en su trabajo Ramón y Caja no busca el reconocimiento sino ser conducido a una explicación racional y positiva del hombre y de la naturaleza que nos rodea.

Para Ramón y Cajal todos eran importantes dentro del proceso de investigación, como lo explica en su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias, en 1897, que se publicaría después bajo el título "Los Tónicos de la Voluntad".
En esta tesis, Ramón y Cajal apuesta por el avance de la ciencia, calificando de ciencia muerta aquella que únicamente permanece inmóvil en los libros, frente a la ciencia viva y dinámica, en constante flujo, que se aprende con la investigación y que implica los avances de la Humanidad.

Así pues, hasta su muerte, en el Madrid de 1934, Santiago Ramón y Cajal hizo de su vida y su trabajo una constante masónica, abanderando todos aquellos conceptos que le permitieron su evolución científica y personal.
LA ACACIA

20/01/2010 18:55. masoneria #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

masoneria

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris