Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2007.

Documentos secretos

Salen a la luz los documentos secretos que certifican la 'fobia casi enfermiza' de Franco contra la masonería

Los investigadores y autores de la novela 'Franco contra los masones', Xavier Casinos y Josep Brunet, entregaron hoy al alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, los documentos secretos que certifican la 'fobia casi enfermiza' --según Casinos-- que el dictador tuvo contra la orden masónica durante su régimen; así como los motivos por los que Franco se mantuvo en el poder tras la caída de los fascismos europeos.

A partir de ahora y, después de permanecer ocultos más de 50 años, los cerca de 2.000 documentos que conforman el dossier donado pasarán a ser custodiados por la Biblioteca pública Arús de Barcelona, archivo especializado en movimientos populares y sociales fundada hace más de un siglo por el masón Rossend Arús.

El compendio de documentos --que incluye cartas personales, informes y despachos de guerra de 1942 a 1946-- saca a la luz la red de información establecida por el Generalísimo para espiar a los masones españoles en el exilio y la Asociación Masónica Internacional, establecida en Lisboa durante la Segunda Guerra Mundial y a la que pertenecían ilustres personajes como Roosevelt, Truman o Churchill.

Hereu celebró la donación de los papeles a la ciudadanía y describió a la masonería como 'un movimiento progresista, a favor de la libertad, la cultura y el laicismo, que luchó secretamente contra el franquismo' y que 'sucumbió ante 'la real politik' de la época', más preocupada por el fantasma comunista que por la institución.

Casinos afirmó que los documentos sólo son 'la punta del iceberg', porque, aunque los dos autores del libro sólo utilizaron la información referente a España, había documentos referentes a los movimientos masones de Sur-Africa, la URSS, Francia e Inglaterra.

DE UNA ESPÍA A UN LIBRO.

Los documentos salieron a la luz gracias a un funcionario a las órdenes del almirante Fontán, jefe de la casa militar del dictador, que fotocopió los informes diarios de la todavía desconocida espía casada con un masón, A. de S. Tras caer en el olvido, fueron adquiridos por un particular sevillano, que se puso en contacto con los dos investigadores. Las conclusiones se recogen en el libro 'Franco contra los masones' (Ed. Martinez Roca).

Actualmente, hay cerca de 3.000 masones en España distribuidos en unas 300 logias. El Gran Maestre de la Gran Logia Española. José Carretero, valoró 'positivamente' la aparición de los documentos, que más allá de ser 'un pedazo de historia, muestran un poco más qué es realmente la masonería'.
07/12/2007 09:30. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Gustavo Vidal (masón): “Zapatero no es masón, aunque algunas ideas suyas suenen muy masónicas”

10 de Diciembre de 2007

Por Nacho Corredor Solà (radiocable.com)

Desde que Franco, poco antes de su muerte, responsabilizara de todos los males de España a conspiraciones judeomasónicas ha pasado mucho tiempo. No obstante, a día de hoy la imagen de los masones sigue estando marcada por el rechazo, influenciada en gran parte por la visión antimasónica de algunos escritores como Ricardo de la Cierva o César Vidal. Sin embargo, el hermano de este último, Gustavo Vidal, es masón, socialista y abogado del Estado.

¿Comprarías libros de César Vidal para saber más sobre los masones?

Supongo que él me lo regalaría llegado el caso (ríe). Para conocer un tema hay que ir siempre a la fuente, que en este caso son los masones. Si uno quiere informarse de qué son los jesuitas debe ir a una parroquia o a una casa de jesuitas y no a la sede del Partido Comunista de Albania. Los masones con mucho gusto les podrán informar e invitar a lo que sea.Parece que tu hermano y tú sois un poco cara y cruz, porque tú eres masón y tu hermano los rechaza.

¿Tiene algo que ver que tú seas masón con que tu hermano tenga esa postura?

No sé por qué mi hermano tendrá esa visión contra la masonería. La masonería es, básicamente, una escuela de tolerancia, apoyo mutuo entre los hermanos y una lucha brutal contra el dogmatismo, el fanatismo, la homofobia, la xenofobia… Las personas que en algún momento de su vida se sitúan en posiciones homófobas, xenófobas y dogmáticas, es normal que tengan algún repelús hacia la masonería.

Pero, ¿qué más hay detrás de la masonería?

También hay técnicas orientales que sirven para la superación personal, pero en el caso de la masonería hay algo más, ¿no?España no es el ombligo del mundo y tal vez deberíamos de ver esto desde una perspectiva más universal. Si te vas a EEUU, a Inglaterra, Canadá, Francia… Ahí ser masón es un timbre de gloria que llega a puntuar en el currículum porque se piensa que al ser masón se es una persona ilustrada, trabajadora, buen padre de familia… En aquellos lugares, como nuestra atormentada España, en los que la excepción ha sido la democracia y lo general ha sido la dictadura, ideas como la masonería siempre han tenido una leyendo negra. Eso pasa en España.

En España sois 3.500 masones, pero en otros países hay muchos más.

En EEUU hay varios millones, en Inglaterra y Francia hay cientos de miles… Ha calado más porque son países en los que si una persona tiene una postura política lo normal es que el otro le diga que se la explique para ver qué le puede aportar. En nuestro atormentado país cuando uno expone una idea lo que se recibe, a veces, son insultos. La masonería, por tanto, no puede calar mucho.

¿Y qué relación tiene la masonería con el poder? Lo cierto es que en tu libro hablas de líderes políticos importantes que han tenido mucha vinculación con la masonería.

La relación con el poder es relativa. La masonería no tiene una Casa Blanca o un Vaticano que imparta consignas, y si lo tuviera me iría. Pero sí ha habido muchos presidentes de EEUU que han sido masones. Hay muchos masones poderosos y que tienen mucha influencia, pero es más un título particular. Hay masones de derechas y de izquierdas y si la masonería como tal quisiera ejercer una influencia sobre la sociedad, no podría porque hay de izquierdas y derechas. Hay muchas personalidades que han pertenecido y pertenecen a la masonería, porque las personas que han logrado algo se sienten atraídos por nuestra institución. En mi libro hablo de 18 personajes que han tenido un peso muy importante en la humanidad.

Pero, ¿han tenido un peso importante por ser masones o es algo independiente?

Ellos de por sí eran personajes excepcionales: Churchill, Rooselvelt, Fleming… Habrían pasado a la historia independientemente de ser masones o no. Lo que sucede es que la masonería les ha atraído. Un espacio donde las personas pueden hablar tranquilamente, donde se practica la fraternidad, etc, es muy atrayente para personas de mente abierta y no dogmáticas.

Haceis unos ritos un tanto peculiares y que dan un poco de respeto…

(ríe) Sí, la verdad es que imponen. Quizás con el tiempo se vayan atemperando, pero estas ceremonias son milenarias. Son los mismos ritos que realizaban nuestros antepasados masones, que eran los constructores de las catedrales y los templos románicos, góticos… Además, en un mundo feudal, eran los únicos libres y que no estaban sujetos ni a la tierra ni al noble. Se reunían en lo que se llaman logias, practicaban principios de ayuda mutua, de fraternidad y procuraban ser mejores. Esos ritos los seguimos repitiendo y tienen una cierta parafernalia, pero no más que una investidura o una misa. Lo que pasa que no son tan comunes.

¡Hacéis hasta bodas!

Sí, pero no tiene valor legal. No lo he visto nunca, pero uno después de casarse hace una pequeña fiesta.

¿Y cómo estáis organizados los masones?

En lo que se refiere a la Gran Logia de España, a la que yo pertenezco, estamos organizados en logias o talleres y somos independientes. Cada logia es independiente, nadie nos imparte normas, ni consignas, ni nada parecido. Nos reunimos para hablar de temas y para apoyarnos entre nosotros.

¿Hay un líder masón internacional?

No, a lo mejor puede haber alguno en plan formal… Si el Duque de Edimburgo, que es el cabeza de la masonería inglesa, me llama para decirme lo que tengo que hacer, por muy Duque que sea le cuelgo el teléfono (ríe). Hay masones que son muy conocidos y que tienen mucho poder, pero a mí me importa poco.

¿Y dónde hay templos masones?

Están en la calle, pero yo no conozco ninguno.El de Madrid está al lado del estado del Santiago Bernabeu.¿Ah sí?¡Sí! Nos dicen, ¡es que sois una sociedad secreta! Y en nuestro templo hay una enorme puerta de acero negro que pone Gran Logia de España al lado del estadio Santiago Bernabeu. Cualquier persona que quiera saber dónde está cualquier logia masónica no tiene más que ir a Internet.Durante el franquismo, como comentabas, los masones fueron duramente perseguidos.

¿La Ley de Memoria histórica contempla algún tipo de reparación a los masones?

No, desgraciadamente. ERC propuso que se hiciera alguna referencia, pero no hay ninguna reparación. Hay un patrimonio inmobiliario que habría que devolver y un patrimonio moral. Algunos ilustres masones como Antonio Machado, Ginés de los Ríos, Clara Campoamor, han hecho muchísimo por España. También Ernest Lluch que universalizó la Sanidad… A nivel universal la humanidad está en deuda con los masones y se merecen un desagravio.

El hecho de que haya habido ninguna reparación para los masones en esta Ley desmonta la teoría de que Zapatero es masón, ¿no?

Yo no creo que Zapatero sea masón, desde luego en la Gran Logia de España no está y tampoco me consta que esté en ninguna logia extranjera. Creo que no lo es, pero otro tema es que algunas ideas suyas suenen muy masónicas. Eso sí puede ser. En los temas de igualdad, defensa de las minorías, universalidad… todo ello tiene un regusto masónico.En cualquier caso, tal y como lo planteas ser masón es algo positivo. Sin embargo, se le ataca diciendo que es masón, con un valor negativo.

¿Pero desde dónde se ataca a los masones?

Desde la COPE, por ejemplo.Los masones hemos tenido siete Premios Nobel de la Paz y nos atacan las personas que defienden la Guerra de Irak, hemos tenido Premios Nobel de medicina y nos atacan las personas que atacan los avances con células madre… Los masones propugnamos el librepensamiento y nos atacan las personas que si no te crees un dogma porque sí, vas a estar toda la eternidad achicharrándote.

¿Quién puede ser masón? ¿Yo puedo ser masón?

Hombre, ¡claro! Cualquier persona que sea libre, que tenga buenas costumbres, no puede ser borracho, jugador, mala persona… Una persona que quiera mejorar, que quiera ir a más, un espacio de amistad, de mejora, de buenos amigos, un ambiente culto, deben de acercarse a la masonería y deben leer mi libro.

VIDEO ENTREVISTA:

http://www.youtube.com/watch?v=ifkozAvqBCA&eurl=http://www.radiocable.com/alacarta0050.html
12/12/2007 09:45. Zayin #. Bibliografía Hay 1 comentario.


‘Creer que la historia es una vasta conspiración universal y secreta es un absurdo’

20071222003243-ullate-g.jpg

Publicado el 21 Diciembre, 2007 Publicado en la sección Entrevistas |

Hay muchos libros sobre la Masonería, que se agrupan en los que están a favor y en contra. José Antonio Ullate, que ya desveló las mentiras de ‘El Código Da Vinci’, ha escrito uno con lo que han dicho los propios masones sobre su hermandad y sus creencias y confronta estas declaraciones con la doctrina de la Iglesia. El título es ‘El secreto masónico desvelado’ (LibosLibres). Si las conclusiones de Ullate son falsas, ¿se debe a que los masones han mentido?

Su libro es un estudio sobre la doctrina de la Masonería. ¿Cabe definir a ésta como una religión o como un grupo político?

Ni una cosa ni otra, propiamente. La masonería es un conjunto de sistemas éticos organizados ritual e iniciáticamente. Lo decisivo es que este programa para mejorar al hombre y a la sociedad parte de unos presupuestos antropológicos y filosóficos inadecuados. Es decir, la idea –el prejuicio– de que el ser humano no necesita perentoriamente de la ayuda de Dios para lograr sus fines propios. De ese error fundamental –originario– proviene no sólo la ineficacia del método masónico, sino su incompatibilidad con la ley natural y con la fe católica.

Pero muchos masones niegan lo que usted dice, pues ellos mismos pertenecen a alguna religión.

Yo no hablo de etiquetas, sino de presupuestos filosóficos y antropológicos. Un masón que se considere católico compare los mismos presupuestos filosóficos que otro explícitamente ateo, puesto que aunque admita la existencia y la relevancia de Dios, no está dispuesto a admitir el carácter absoluto de la Revelación: se ve obligado a aceptar que su hermano masón no católico puede alcanzar los fines éticos del método masónico lo mismo que él. En esta ecuación “Dios” es igual a cero. O mejor, no es igual a cero, es algo peor, es igual a un suplemento de inspiración ética que puede resultar conveniente, pero no necesario. Es decir, para un masón cristiano, el que no recoge con Jesucristo, no necesariamente desparrama… Al cristianismo de los masones yo lo llamo ateísmo piadoso.

TODOS LOS MASONES NIEGAN A DIOS

Usted niega la diferencia filosófica entre las masonerías anglosajona y francesa y sostiene que ambas niegan a Dios. ¿En qué se basa?

En esto sigo el mismo método que he seguido con todas las demás conclusiones a las que he llegado. Si lo he aplicado de un modo mejor o peor es algo discutible. Pero el método consiste en dejar hablar a los masones, en escuchar lo que ellos mismos dicen. En ese sentido, las pomposas declaraciones –sobre todo provenientes del ámbito de la llamada regularidad masónica– son poco más que brindis al sol. En la masonería autodenominada regular se exige una creencia en un ser supremo (Gran Arquitecto del Universo), en la inmortalidad del alma y en un libro sagrado. Sin embargo, históricamente esta exigencia ha demostrado ser compatible con visiones materialistas y explícitamente ateas. Hasta Giosué Carducci, con su “Himno a Satán”, fue considerado un adorador del Gran Arquitecto. En todo caso, este tipo de distinciones me parece que sólo distraen a la hora de comprender la verdadera naturaleza filosófica del método masónico. Lo definitivo es que la masonería es, esencialmente, una.

Si tan opuesta al cristianismo es la Masonería, ¿por qué hay cristianos, desde anglicanos a católicos, que se inician como masones? Si los Papas han condenado la Masonería, ¿por qué algunos católicos están empeñados en presentarla como una asociación filantrópica?

Como es lógico, los masones de entrada no están de acuerdo conmigo cuando reitero la absoluta incompatibilidad entre masonería y catolicismo. Después, cuando profundizamos los argumentos, se ven obligados al menos a admitir que la Iglesia católica, tal como se concibe a sí misma, es inconciliable con la logia. Sin embargo insisten en que la incompatibilidad proviene de la parte católica, que es intolerante. Desde el punto de vista lógico esto no se sostiene. Efectivamente la Iglesia condena la masonería, pero recíprocamente, la masonería condena el cristianismo tal como lo concibe la Iglesia. La logia está dispuesta a admitir cristianos, siempre y cuando, previamente, estos hayan adoptado el indiferentismo religioso de la masonería: acepta a cristianos “liberales”. Pero no se ve cómo ese liberalismo católico sea compatible con el Magisterio y la fe de la Iglesia.

Los masones dicen que en sus logias no se discute nada peligroso ni subversivo. Entonces, ¿por qué mantienen la exigencia de secreto?

Hay que ser justos y reconocer que el secreto, originalmente, los masones modernos lo heredan de los masones llamados operativos, de las logias de constructores medievales. En todo caso el sentido de ese secreto ha evolucionado en parte. El hermano masón español Dantón, en su historia de la masonería, reconoce que la hermandad siempre ha buscado la sombra para avanzar más fácilmente. A mi modo de ver es un recurso psicológico que establece un fuerte vínculo sentimental entre los iniciados y que, al tiempo, otorga un aura de misterio que atrae a muchos y –al menos en ciertas épocas– infunde respeto y hasta miedo a muchos otros. De todos modos, desde el punto de vista de la ética natural, y aun rebajando el sentido literal de los juramentos y admitiendo su carácter en gran medida retórico, no parece admisible el compromiso de guardar un secreto a precio de la propia vida.

SU RELACIÓN CON EL PODER

¿Cree que los masones son tan poderosos como los presentan los partidarios de las teorías de las conspiraciones?

Las conspiraciones existen, pero creer que la historia es una vasta conspiración universal y secreta es un absurdo. Me parece que traer a colación el tema “conspiracionista” cuando de lo que se trata es de estudiar científicamente una realidad es introducir un “ruido de fondo” que distrae y que nos lleva a conclusiones precipitadas e injustas. Eso, sin contar el terrible efecto moral de las creencias “conspiracionistas”. Este tipo de paralogismos no hacen más que suscitar enigmas y fomentar la instalación en la queja: “Todo va mal porque unas manos secretas mueven los hilos de la historia. Y nosotros no podemos hacer nada más que lamentarnos de ello”. Yo pienso que hay que erradicar este tipo de pensamiento irracional e inmoral y perezoso. El mundo en que vivimos está penetrado de una concepción de la vida similar al naturalismo masónico. Como diría Richard Weaver, “las ideas tienen consecuencias”. La difusión de estas ideas naturalistas conlleva la toma de decisiones y la generación de “afinidades electivas”, que diría Goethe. Es lógico que quienes piensan igual se ayuden mutuamente y hoy la inmensa mayoría piensa de espaldas a Dios. Pero los católicos deberíamos dedicar menos tiempo a lamentarnos de enigmáticos contubernios que se pueden explicar de otro modo y a estudiar más y, sobre todo, a ser más fieles a la doctrina cristiana. También los católicos, cuando hemos tenido la vitalidad propia de la fe hemos sido conspiradores… para el bien.

Hace décadas, había países gobernador por los masones, como México y Francia, y dominaban muchas instituciones, como universidades y cuerpos de policía. ¿Por qué han perdido su importancia?

La masonería es una doctrina y una organización. En cuanto organización, cuanto más adversa era la sociedad, más disciplinada debía ser para difundir su doctrina. Hoy, que la sociedad ha asumido los presupuestos naturalistas de la masonería, el atractivo de las organizaciones masónicas ha decaído, lógicamente. La masonería hoy se encuentra en una situación paradójica: sus organizaciones son mucho menos vitales que antes, pero su doctrina sobrepuja en la sociedad.

¿Cuál la mejor manera para combatir a la Masonería?, ¿formar otros grupos secretos?

La peor forma es la de conceder credibilidad a cualquier murmuración siempre que sea antimasónica. La verdad nos hará libres. Hay que estudiar la masonería en su esencia y conocer a fondo la doctrina católica. Hoy se han descuidado ambas tareas. De ese conocimiento emerge con claridad la incompatibilidad entre la Iglesia y la logia. No sólo: también la falta de legitimidad ética de un método como el masónico.

22/12/2007 00:32. Zayin #. sin tema Hay 2 comentarios.

“Envuelta en su harapos desprecia cuanto ignora”

20071222011634-e2fe-2.jpg

NOTA: Los administradores de este Blog han considerado necesario y procedente la publicación de este comentario por su calidad, claridad y altura. Gracias al Q.·.H.·. Enrique Perez Roda por participar en este espacio digital de librepensamiento y opinión.

Su Santidad León XII, remedando a un autor clásico, escribía en cierta ocasión: “Es necesario esforzarse enérgicamente para refutar las mentiras falsedades recurriendo a las fuentes. Sobre todo es necesario tener presente que la primera ley de la Historia es no atreverse a mentir; la segunda atreverse a decir verdad” En la España actual existe ciertos publicistas que pisotean con la mayor impunidad estas dos leyes historiográficas fundamentales enunciadas por el Papa hace algo más de un siglo, teniendo la osadía de acudir a las fuentes documentales para distorsionarlas y extraer de ellas versiones ciertamente torticeras de la Historia. A esta manipulación imperdonable no se recatan en añadir juicios peregrinos cuando hablan o escriben sobre instituciones o personas, rayando irremisiblemente en la difamación más deplorable. Tal es el caso de un libro de divulgación de Durán y Dávila recientemente publicado, de cuyo titulo no quiero acordarme.
El libelo en cuestión contiene tal sinnúmero de acusaciones aviesas e infundadas contra el Presidente de Gobierno que podría ser objeto de los tribunales de justicia. Es cierto que en su conjunto no merece sino el olvido, pero alguna vez hay que atreverse a denunciar a los tramposos y poner las cosas en su sitio. En mi calidad de profesor universitario de Historia de la Educación y de investigador de Historia de la Masonería , especialidades a las que he dedicado casi treinta años ininterrumpidos de trabajo y decenas de publicaciones científicas, deberes exclusivamente académicos y morales me impulsan a ocuparme hoy de su capitulo segundo en concreto. Vaya por delante que no soy un admirador del Sr. Rodríguez Zapatero precisamente, pero la crítica debe hacerse con rigor y sin faltar a la verdad.
Según reza en su titulo, el capitulo que nos ocupa pretende demostrar que Don José Luis Rodríguez Zapatero es un deudor de una poderosa herencia masónica, fruto de la cual procedió a afiliarse él mismo en las logias. Para ello sus autores relatan la pertenencia de su abuelo paterno, capitán Juan Rodríguez Lázaro, a la Logia Emilio Menéndez Pallares nº 15 de León, hecho real pero ultradimensionado en su significado; hinchan desmesuradamente lo efecto numéricos de la masonería leonesa durante la Segunda República, patraña falaz urdida, previa tergiversación de los datos históricos desprestigian e infaman a la Orden del Gran Arquitecto del Universo, ironizando soezmente sobre sus ritos y defendiendo ignominiosas tesis conspirativas; y en todas estas maniobras de confusión y engaña mezclan perversamente a la Fundación Sierra Pambley, sobre la que no se privan de lanzar juicios gratuitos que en ningún momento prueban. El punto cumbre del capitulo lo constituye una inventada pertenecía las logias de Don José Luís Rodríguez Zapatero, especie que ya había sido difundida temerariamente por el visionario Ricardo de la Cierva y cuya trama falsaria ha sido recientemente descubierta. Pero vayamos por partes.
Juan Rodríguez Lozano ingreso efectivamente el 22 de agosto de 1933 en la logia Menéndez Pallares y llego al estadio de compañero masón. Los autores del libelo consideran que con ese hecho adquirió un inimaginable poder de influencia, que naturalmente aprovecho en beneficio propio. En sus dos años de afiliación no paso sin embargo del grado de compañero, no asumió cargo ni responsabilidad alguna en su logia madre y no desempeño actividades masónicas conocidas. Una trayectoria sustancialmente anodina e intrascendental para su vida militar y política Dada la insignificancia masónica de Juan Rodríguez Lozano, ni siquiera fue recogido su nombre por Manuel de Paz en su imprescindible diccionario Militares masones en España. Situación diferente fue la del tío abuelo de Ricardo de la Cierva, el abogado y ferviente republicano don Julián de la Cierva Peñafiel conocido en las logias como Gambeta y que como ya desvelo el profesor J. A Ayala en su libro publicado en 1986 sobre la Masonería en Murcia, llego al grado de Maestro al menos ocupo el cargo de Venerable de la Logia Vigilancia de Murcia entre 1884 y 1985; o la del propio abuelo de Ricardo de la Cierva, el también abogado don Juan de la Cierva Peñafiel que ingreso en la misma logia que su hermano Julián y que alcanzo igualmente el Grado de Maestro. Los autores del libelo, obsesionados por la existencia de redes ocultas de influencia masónica, ponen como ejemplo de la influyente mano de las logias dos cartas de recomendación a Martines Barrios a favor de Rodríguez Lázaro. Por lo que sabemos, las cartas no tuvieron ningún efecto, y desde luego en ninguno de los dos documentos existe la más leve referencia ni alusión masónica.
Si para exagerar el masonismo del abuelo paterno del Presidente, los autores del libelo se han basado en una interpretación sesgada y desajustada de los datos reales, para cargar las tintas sobre la importancia de la masonería leonesa a la que perteneció se han dedicado simple y llanamente al fraude historiográfico. Así, tras enumerar los expedientes de los talleres masónicos leoneses conservados en el Archivo General de Salamanca, sin el menor decoro hacen la siguiente afirmación: “En la provincia de León, durante la Segunda República funcionaban, a parte de la citada logia Menéndez Pallares, otras ocho logias. Por orden de expedientes son: Legionense de Apio Herdonio nº 299, Libertad nº 3, Luz de León nº 57, Pelícano nº 85, Razón Libre, Unión Fraternal nº 205, Asturica nº 11 de Astorga, e Hijos de la Constancia nº 395”. Y poco más adelante no se recatan en asegurar que “según esos mismos listados... el número total de hermanos masones ascendía a ciento dieciséis”. Pues bien, lo que contienen realmente los expedientes mencionados por los autores del libelo como pretendida prueba documental irrefutable son únicamente documentos del siglo XIX, excepción hecha de los referidos al triangulo Libertad nº 3 a la Logia Menéndez Pallares y a la Logia Artúrica de Astorga. Ya en 1996 el profesor Luís Martín demostró en su libro la Masonería en Castilla y León en el siglo XIX que la inmensa mayoría de los talleres masónicos enumerados habían ya desaparecido en 1894, y eso en el mejor de los casos. Lo más notable es que por ofuscación, por ineptitud o sencillamente por menosprecio al lector, los apéndices del panfletillo reproducen varios de estos documentos, fechados, evidentemente entre 1887 y 1890. Y es que durante la II República solo existió en León capital el Triangulo Libertad nº 3; que se convirtió en la logia Menéndez Pallares nº 15 a mediados de 1932; y el numero documentado de hermanos masones fue de quince apenas, incluyendo esta cifra a los que ya se habían dado de baja en diciembre de 1931. La impericia lleva a los autores a confundir triángulos y logias con Capítulos Rosa Cruz y otros organismos masónicos, pero este tipo de errores se debe probablemente más a la ignorancia que a otra cosa y no merece la pena detenerse ahora en esto.
Establecida con tamaña fidelidad la importancia numérica de los efectivos masónicos de León, los libelistas especulan sobre la maldad intrínseca de as logias. De esa forma el factor numérico añadan la condena moral y configuran el marco adecuado a sus propositos. De partida para ellos las liturgias masónicas son ridículas y extremadamente estrafalarias y grotescas, mostrando en ese punto una impertinencia y falta de respeto propios de las personas altaneras y extremadamente dogmáticas. No sé lo que podrían pensar de tan frívolos juicios masones convencidos como W Churchill, J. W Goethe, O. Wilde, R Kipling, M. Chagal, S. Ramón y Cajal, Arturo Soria, Isaac Peral, los 14 presidentes de los Estados Unidos y los al meno 12 premios Nóbel, 7 de ellos de la Paz. Personalmente tras estudiar durante años miles de documentos y decenas de rituales masónicos españoles del siglo XIX saque conclusiones diametralmente apuestas a las difundidas en el libelo. De hecho el libro que publique con el resultado de mi investigación lo titule intencionadamente: La masonería, escuela de formación del ciudadano. Cuando uno lee las paginas dedicadas a los ritos masónicos en el panfleto de marras, no puede evitar incluir a sus autores en el verso de Machado: “envuelta en su harapos desprecia cuanto ignora”.

Pedro Álvarez Lázaro.
Instituto de invetigación sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería.
Universidad Pontificia Comollas de Madrid

22/12/2007 00:53. Zayin #. Sociedad Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris