Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2007.

"El gran secreto es que no tiene ningún secreto"

Entró en la Orden hace cuatro años y afirma que ya ha crecido como persona ·· Explica que la dictadura frenó su desarrollo y que en otros países no la demonizan

Sin pudor, porque no encuentra motivos para tenerlo, el historiador coruñés Carlos Pereira se confiesa masón. Lo es desde hace cuatro años, cuando se decidió a dar el paso y formar parte de una organización en la que encontró los valores que él sustentaba. Experto en la Orden Medieval del Temple, Pereira explica que la masonería tiene dos componentes, "el perfeccionamiento como ser humano, para ser mejor persona y ciudadano, y el trabajo para el progreso moral de la humanidad".

Afirma que su labor en la sociedad ya ha dado frutos. "Un día después de una cena con amigos, me dijeron ‘qué bien escuchas’, hay una tendencia en la sociedad en la que vivimos a no escuchar a los demás. He notado sobre todo un crecimiento personal", explica. Pereira acude periódicamente a las reuniones en la logia Galicia número 1, fundada a principios de este mismo año en A Coruña. "La función de los ritos es impregnarte a través de los símbolos como el libro, el compás y la escuadra, ésta por ejemplo, representa la rectitud moral". En los encuentros se leen textos y según el tipo de ritual escogido se pueden
también comentar.

Los masones fueron quien incluyeron la fraternidad en la tríada que se convirtió en lema de la revolución francesa, que originariamente se denominaba Libertad, igualdad y propiedad. Por ello, la ayuda mutua sigue siendo uno de los requisitos ineludibles de sus miembros. "Si alguien tiene un problema personal o económico se le echa una mano, igual que harías con un amigo", explica Pereira, quien asegura que "el gran secreto de la masonería es que no
tiene ningún secreto".

Pereira se muestra convencido de que los prejuicios contra los masones en España son la herencia de la persecución sufrida durante el franquismo y otras épocas históricas. "En países como Inglaterra o EEUU, con una gran tradición democrática, es una institución más de la sociedad que llegó a garantizar el Estado del bienestar", explica. Cree que aquí, poco a poco, se irán despejando los recelos y la masonería también se
abrirá a la sociedad.

01/06/2007 09:01. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"Reviven" semillas de acacia de 200 años

20070602122352-semillas.jpg

Richard Black
Corresponsal de temas ambientales, BBC

La especie desconocida de acacia ya mide más de medio metro.

 

Semillas que estaban guardadas desde la época del rey Jorge III de Inglaterra, hace 200 años, han vuelto a la vida.

 

Un grupo de científicos del Banco de Semillas del Milenio, que pertenece a los Jardines Reales Botánicos de Kew, en

Londres, lograron hacer germinar tres especies de semillas.

Las semillas llegaron al Reino Unido en 1803, en un barco holandés proveniente de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y fueron encontradas en un cuaderno guardado en los Archivos Nacionales del Reino Unido.

Dada la historia de las semillas, dijeron los científicos, es una sorpresa que hayan germinado.

"Habían sido guardadas en condiciones bastante precarias", señaló Matt Daws, uno de los científicos.

"Estuvieron en un barco durante un año. Luego permanecieron en la Torre de Londres por varios años. Recién en la última década estuvieron guardadas en condiciones adecuadas", agregó.

"Por lo tanto, no esperábamos que ninguna de ellas germinara. Son semillas muy fuertes", concluyó David.

 

Fuego

Una de las tres semillas es una legumbre: Liparia villosa. Las otras dos todavía no han sido identificadas como especies, pero una es un arbusto y la otra es una acacia.

A la Liparia le fue especialmente bien, ya que 16 de las 25 semillas se transformaron en plantas.

La acacia fue otro tema, como explica el doctor Daws:

"Sólo teníamos dos semillas y una de ellas había sido comida por dentro por un insecto", señaló.

"Eso significa que no teníamos muchas opciones. Era una incógnita saber si tendríamos éxito".

La región de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, generalmente se ve azotada por incendios, que favorecen la germinación.

Los científicos le quitaron la piel a algunas semillas y cubrieron con humo a otras para imitar los efectos del fuego.

Aún así, 29 de las 32 especie de semillas que había no lograron germinar.

 

Otros casos

Estas no son las semillas más viejas que vuelven a la vida.

Hace cuatro años, científicos estadounidenses hicieron germinar semillas de loto que tenían 500 años.

No hace mucho, un equipo israelí hizo lo mismo con una semilla de palma de dátiles de 2.000 años.

Pero si bien las semillas de Kew son más jóvenes, estuvieron almacenadas bajo peores condiciones.

En un principio, fueron transportadas a bordo del barco prusiano "Henriette", de Jan Teerlink, que hizo escala en Ciudad del Cabo proveniente de Java y China, desde donde traía sedas y te.

Mientras regresaba, el "Henriette" fue capturado por la armada británica.

Las pertenencias de Teerlink, incluyendo su diario de viaje, pasaron a manos de la Alta Corte del Almirantazgo, y luego quedaron en la Torre de Londres.

No se sabe por qué Teerlink había puesto las semillas entre las páginas de su diario.

Una vez que las plantas crezcan, los científicos planean realizar análisis genéticos y genómicos para compararlas con sus pares de hoy en día, y así ver cómo las especies de Ciudad del Cabo han cambiado en los últimos dos siglos.

 

02/06/2007 12:23. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


¿Que es CLIPSAS?

20070604183314-clipsas.jpg

Iván Herrera Michel
Vicepresidente de CLIPSAS

Al conocerse, gracias a la magia del Internet, los resultados del 45º Coloquio y Asamblea General de CLIPSAS celebrados en la ciudad de Porto, Portugal, del 17 al 20 de mayo de 2007, en donde se escogió a la Gran Logia del Norte de Colombia, con sede en Barranquilla, como anfitriona para su cita número 46 en el año 2008 y se me eligió como Vicepresidente, algunos Masones me han pedido que explique en que consiste esta asociación Masónica y cual es su importancia en el mundo actual.   Y la respuesta no es sencilla.

Yo habría de comenzar explicando el por que diez Grandes Logias europeas y una del Líbano se reunieron, en la posguerra europea, el 21 de enero de 1961, en la histórica ciudad francesa de Strasburgo, para dirigir al universo Masónico un documento trascendental llamando a restablecer entre los Masones la cadena de unión rota por lamentables decisiones unilaterales, pero el relato excedería los límites y el propósito de este escrito.   El Ex Gran Maestro del Gran Oriente de Luxemburgo y dos veces Presidente de CLIPSAS, Marc – Antoine Cauchie, publicó en el año 2006 un excelente libro sobre el tema, en idioma galo, que se titula, precisamente, "Reunir ce qui est Épars", que cuenta con 280 páginas.

Pues bien, en resumen CLIPSAS es la materialización asociativa de esa iniciativa de Strasburgo y voy a intentar mostrar brevemente su implantación en el paisaje Masónico contemporáneo.

CLIPSAS es la sigla por la que se conoce la asociación mundial de Grandes Logias más grande y más antigua del planeta.   Su nombre deriva de las iniciales en francés de su nombre: "Centre de Liaison et D'information des Puissances Maconniques Signataires de L'appel de Strasbourg" (Centro de Enlace e Información de las Potencias Masónicas Firmantes del Llamamiento de Strasburgo), y se encuentra registrada en la Prefectura de París, Francia, con inversiones financieras en la Banca di Roma.   Su actual Presidente para el periodo 2007 – 2010 es el R:. H:. Jefferson Scheer, Gran Maestro de la Gran Logia Unida del Paraná y su ideología Masónica es liberal e inclusoria.

El pensamiento que impulsa a CLIPSAS nace como respuesta a la ruptura de la cadena de unión universal de la Orden impuesta con el pretexto de una pretendida Regularidad.   Entendida – para los efectos de este escrito - como una condición que emana del relacionamiento con la Gran Logia Unida de Inglaterra, que a su vez exige unilateralmente la adopción de una serie de dogmas, tales como la creencia en un ser supremo, la ubicación permanente de un volumen de la ley sagrada en el altar de los votos, la no incorporación de la mujer en calidad de miembro a las Logias, etc.   De allí lo de la "Libertad de Conciencia" que sirve de lema a la "Unión de Strasburgo", como también se conoce a CLIPSAS.

En realidad, CLIPSAS es la continuación en el tiempo del espíritu que animó a varias organizaciones Masónicas internacionales que se crearon por reacción contestataria a la agresión que en 1877 la Gran Logia Unida de Inglaterra hiciera al Gran Oriente de Francia.

Ya desde 1989 en el Congreso Internacional de París la Gran Logia National de España propone la creación de una confederación, idea que es retomada en los Congresos de Anvers de 1894, de La Haya de 1896 y de París de 1900, para finalmente concretarse en el de Génova de 1902 en que se crea el "Bureau International des Relations Masoniques" (BIRM), conformado por veinticinco Grandes Logias de Europa, América Latina y Egipto, reconciliando de paso a la Masonería alemana con la francesa que estaban distanciadas desde la guerra franco prusiana de 1870.

La organización inicial es encargada a la Gran Logia Alpina de Suiza, y en el Congreso Internacional de Génova de 1921 el BIRM se convierte en la "Asociación Masónica Internacional" (AMI).

Desde un principio las Masonerías inglesa, escandinava y americana de blancos forman un bloque común contra la BIRM a pesar de que Londres asistió como observador a la reunión de 1913.    La división definitiva de la Masonería mundial se concreto finalmente con la publicación unilateral de los 8 puntos de relacionamiento interobedenciales publicados por la Gran Logia Unida de Inglaterra en 1929.

Un punto importante para los Masones colombianos lo representa el hecho de que a la AMI se vincula formalmente en 1923 la Gran Logia Nacional de Colombia, con sede en Barranquilla, por gestión personal y directa de su Gran Maestro el R:. H:. Francisco Baena.   En esa ocasión se afilió junto con otras Grandes Logias de Colombia, Luxemburgo, Hungría, Alemania, Chile, Yugoslavia, San Salvador, Venezuela, Filipina, Checoslovaquia y Puerto Rico.   En 1940, al comienzo de la Segunda Guerra mundial la AMI estaba integrada por 42 Grandes Logias: 18 en Europa, 1 en Asia, 5 en América del Norte, 7 en centro América y 11 en América del Sur.   Es decir, que Latinoamérica era Masónicamente liberal.

Posteriormente, las dictaduras europeas y los estragos de la segunda guerra mundial hicieron desaparecer a la mayoría de las Grandes Logias del viejo continente, y la presión que ejerció Londres, junto con sus asociados de Estados Unidos, en Latinoamérica variaron la región hacia el dogmatismo anglosajón.  Debilitada, la AMI clausura sus trabajos en la Convención de París de 1950.

De ahí en adelante la Confederación Masónica Interamericana (C.M.I.) fue el guardián fiel del nuevo statu quo en Latinoamérica, y desde esa época, en Colombia es importante aparecer como "Regular" en el Year Book inglés y en el List of Lodge estaudinense, y hasta la década de los 80s este es el único estilo Masónico que se practica en el país.

El segundo lugar en antigüedad y cobertura en el mundo lo ocupan las " Conferencias Mundiales de Grandes Logias Regulares", de línea anglosajona, que cuenta con doce años de existencia a partir de su primera cita en la ciudad de México en 1995, habiendo celebrado hasta la fecha ocho reuniones mundiales en Lisboa, Nueva York (en donde se redactó su constitución), Sao Paulo, Madrid, Nueva Delhi, Santiago de Chile, París, programándose la novena para la ciudad de Washington D. C. del 7 al 10 de mayo del año 2008 oportunidad en que la Gran Logia de Libres y Aceptados  Masones del Distrito de Columbia ofrecerá su hospitalidad.  La coordinación de los trabajos y las reuniones de las Conferencias están a cargo de un Secretario Ejecutivo, dignidad que desde 1999 ocupa el R:. H:. Thomas W. Jackson, Ex Gran Secretario de la Gran Logia de Pennsylvania.   Su ideología Masónica es anglosajona y exclusoria.

Por otra parte, existen diferencias básicas en los modos de actuar de las dos más grandes organizaciones mundiales.   Por un lado, en las Conferencias Mundiales de Grandes Logias Regulares se deben someter a un examen previo todas las ponencias a presentar con el fin de que no sean introducidos temas polémicos a las deliberaciones.   Por el contrario, en CLIPSAS las ponencias se presentan sin filtros previos.  Igualmente a los Coloquios de CLIPSAS puede asistir tranquilamente cualquier Masón del mundo sin importar que la Gran Logia a la que pertenezca no sea miembro del "Centro de Enlace".   En las "Conferencias" todos los asistentes deben ser miembro de alguna Gran Logia de las que el grupo entiende como Regular.

La cuestión del respeto a la particularidad de cada Gran Logia también es determinante.   CLIPSAS acepta la singularidad de cada Gran Logia, sin imponer ni exigir nada a nadie dentro de la mayor tolerancia mutua.  Por su parte, las "Conferencias" se apegan con firmeza a las condiciones impuestas por la Gran Logia Unida de Inglaterra y las exigen a su membresía.

Igualmente, existen grupos de Grandes Logias que se reúnen atendiendo afinidades como la Confederación de Grandes Logias Femeninas, regionales como la Confederación Masónica Americana (COMAM), nacionales como la que aglutina a 10 Grandes Logias del Perú, etc., pero todas ellas tienen en común que no poseen vocación universal.

De todos modos, y dentro de sus particulares estilos de trabajo, CLIPSAS y la Conferencias Mundiales en cada cita se preocupan por tratar un tema de actualidad para la humanidad, o de estudiar conjuntamente algún aspecto del devenir Masónico, los cuales son tratados a grandes rasgos desde la perspectiva filantrópica que identifica a la Masonería anglosajona, de reflexión filosófica que distingue a la de Europa continental, o acorde con el discurso social que caracteriza a la latinoamericana.

Estas asociaciones de amplia cobertura son importantes en una humanidad globalizada en donde los líderes de la Orden deben tener cabal comprensión de lo que significa ser Masón en un mundo altamente tecnificado y comunicado.

A CLIPSAS le cabe el honor de haberse anticipado a esta tendencia civilizacional y su condición de ser la asociación Masónica de cobertura mundial más grande y vital le impone una función de servicio que no podemos dejar de admirar.

Visto lo anterior, es fácil comprender la importancia y la enorme trascendencia de celebrarse en Barranquilla, Colombia, del 22 al 24 de mayo del año 2008 el máximo certamen mundial de la Masonería.

 

04/06/2007 18:33. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Libro: La puta de Babilonia

20070611083032-la-puta.jpg

* Los alienantes fanatismos, que siempre nacen del vientre de la ignorancia, del desencanto y de las incertidumbres colectivas, constituyen renovadas expresiones del oscurantismo, capaces de parir algunas de las peores tragedias de nuestro tiempo.

HUGO ACEVEDO

En "La puta de Babilonia", el escritor colombiano Fernando Vallejo construye un polémico ensayo crítico, que denuncia algunos de los peores crímenes cometidos por la Iglesia en el curso de la historia y apunta a demoler los fundamentos mismos de la ideología cristiana.

Vallejo, que es un escritor de sólido prestigio tanto en su país como en el extranjero, es autor de "La virgen de los sicarios", "El desbarrancadero" y "La rambla paralela".

Es muy conocido su ciclo de novelas autobiográficas, que fueron agrupadas bajo el título "El río del tiempo".

Asimismo, la producción de Vallejo también se proyectó al ensayo científico, con recordados títulos como "La tautología darwiniana" y el "Manualito de imposturología física".

En 2003, ganó el prestigioso "Premio Rómulo Gallegos", cuya dotación de 100.000 dólares donó a una fundación protectora de animales.

En esta nueva obra, el autor construye un sólido alegato anticlerical, con el propósito de demoler algunos de los mitos más arraigados en el imaginario colectivo.

Mediante una verba casi siempre exacerbada, Vallejo desarrolla un ensayo de largo aliento de más de trescientas páginas, en el cual edifica su visión claramente revisionista en torno a la milenaria historia de la Iglesia y el dogma cristiano.

Este libro está concebido mediante un lenguaje de tono demoledor y hasta irreverente, que puede resultar ofensivo para la fe y las convicciones de la comunidad católica.

Sin embargo, el trabajo merece atención por su alto valor testimonial, que confronta acontecimientos reales y profusos documentos, cuya veracidad el escritor intenta y, en algunos casos, logra refutar.

No es novedad que la historia del cristianismo y de la Iglesia siempre ha sido materia de agrias y recurrentes controversias, particularmente en lo que atañe a las atrocidades cometidas en el pasado.

Los aberrantes crímenes perpetrados por la denominada santa inquisición, las sangrientas cruzadas y el cuestionable papel del clero en la conquista de América, abonan las tesis de los críticos e historiadores revisionistas.

En nombre de la fe y de Dios, la Iglesia envió a miles de disidentes a la hoguera, bajo la acusación de brujería y herejía. Esa imputación ­subjetiva y genérica­ pretendió justificar los peores crímenes y atropellos a los derechos humanos de los que se tenga memoria.

Aunque contemporáneamente algunos pontífices hayan esbozado tibios perdones no muy convincentes, la magnitud de las atrocidades cometidas constituye una ominosa mancha al prestigio de una de las instituciones más poderosas de todos los tiempos, con millones de fieles en todo el mundo.

No es menos inaceptable el discurso bastante obsoleto de la Iglesia en torno a temas de permanente debate y renovada actualidad, como el aborto, los métodos anticonceptivos, el celibato, el divorcio y los legítimos derechos de las uniones libres de pareja.

La corporación eclesial se ha negado contumazmente a discutir todos estos asuntos, que, más allá de meras creencias, refieren a problemas inherentes a nuestra cotidianidad, los cuales no pueden ni deben ser soslayados por la sociedad contemporánea.

En estas materias, la permanente negativa a asumir una actitud de apertura conspira claramente contra la propia credibilidad de la Iglesia Católica.

"La puta de Babilonia", que obviamente refiere peyorativamente a la Iglesia, mixtura el trabajo de investigación histórica con el ensayo de sesgo crítico.

Soslayando todo criterio cronológico, Fernando Vallejo se interna en los entretelones de una historia tan milenaria como compleja, salpicada de escándalos y tragedias colectivas de estremecedora magnitud.

Renunciando de plano al abordaje cronológico del tema, el autor lanza todas sus baterías contra el cristianismo, poniendo bajo la lupa particularmente a la Iglesia Católica, incluso desde antes de su propia fundación.

Pese a que el tono y el léxico empleados por el escritor pueden resultar demasiado virulentos, ello para nada empaña el propósito del arrojar luz sobre acontecimientos que aún constituyen materia de análisis y controversia.

Fernando Vallejo rompe el fuego de su fuerte alegato evocando una masacre sucedida en el año 1209, cuando, mandatado por el Papa Inocencia III y al frente de un ejército de asesinos, el monje Arnoldo Amalrico sitió la ciudad francesa de Béziers, baluarte de los albigenses occitanos, con la exigencia que le entregaran a un grupo de personas acusadas de herejía.

Como no se respondió a la demanda de la legación papal, el poblado fue tomado y saqueado y sus habitantes terriblemente masacradas por la salvaje fuerza de exterminio.

La descripción de esa carnicería, que tuvo un nefasto saldo de más de 20.000 víctimas, constituye una minuciosa crónica del terror genocida.

A partir de la recreación de esa estremecedora hecatombe, Fernando Vallejo comienza a construir el cuerpo de la prueba, mediante la cual asume un severo juicio contra la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Aunque la mayoría de los conceptos vertidos se apoyan en la contundencia de irrefutables pruebas históricas, no resulta en cambio compartible algunas aseveraciones del autor.

Vallejo considera, por ejemplo, que si la antigua Roma hubiera exterminado a todos los cristianos, le hubiera ahorrado muchos males a la humanidad.

Esa afirmación es una suerte de aval a algunas de las peores masacres perpetradas por alienados emperadores romanos, que asesinaron y violaron impunemente los derechos humanos de esclavos y opositores políticos.

Más allá de esa circunstancial discrepancia, es indudable el valor testimonial que tiene este trabajo, que recrea múltiples situaciones de abuso de poder por parte de papas y altos dignatarios de la Iglesia Católica a través de la historia.

Fernando Vallejo penetra osadamente la epidermis de la arquitectura del clero cristiano, para denunciar deleznables intrigas, horrendos asesinatos, actos de corrupción y la doble moral de una institución que casi siempre barrió sus lodos y miserias bajo la alfombra de la impunidad.

Una de las pruebas contemporáneas de esas actitudes dubitativas y casi siempre deliberadamente alusivas, es la tibia reacción de las autoridades vaticanas ante las denuncias de pedofilia y abuso sexual cometidos por sacerdotes.

Según lo consignado en este libro en base a numerosos testimonios, esas prácticas inmorales y reñidas con la fe cristiana siempre fueron habituales en la Iglesia.

Aunque la proliferación de nombres, fechas y acontecimientos puede abrumar por momentos al lector, todas las imputaciones están apoyadas en un sólido y concienzudo trabajo de investigación.

Fernando Vallejo consagra un buen tramo de este libro a censurar ácidamente los habituales "matrimonios" de la Santa Sede con el poder, particularmente con algunos regímenes autoritarios del siglo pasado.

En tal sentido, no escatima críticas a las actitudes complacientes y en algunos casos hasta de abierta complicidad, con el fascismo, el franquismo y el nazismo.

Uno de los centros de la crítica es naturalmente el Papa Pío XII, a quien el autor acusa de ignorar deliberadamente las masacres perpetradas por Adolfo Hitler, no sancionar debidamente a prelados colaboracionistas y modificar radicalmente su postura cuando se comenzó a avizorar la victoria militar de los aliados.

Fernando Vallejo va aún más lejos, cuando, mediante la confrontación de numerosos escritos de época, apunta a negar la existencia del propio Jesucristo.

Ese profuso bagaje documental le permite arrojar un manto de duda en torno a muchas certezas y atacar directamente el corazón mismo del dogma cristiano.

"La puta de Babilonia" es un libro osado y revulsivo, que realimenta abundantemente la controversia en torno a la historia de la Iglesia Católica y el cristianismo como corriente ideológica.

Aunque el lenguaje empleado tiene un acento inusualmente exacerbado que lo torna claramente inconveniente para los lectores creyentes, se trata de un trabajo sólido, muy bien documentado y de alto valor testimonial.

Fernando Vallejo no teme ingresar en el ojo de la tormenta, cuando denuncia muchas de las atrocidades del pasado, con particular énfasis en los terribles crímenes perpetrados por la inquisición.

Más allá de la mera puntualidad de los planteos, esta obra coadyuva a reactivar un necesario debate en torno al papel de las religiones, confrontadas a una sociedad contemporánea caracterizada por el impetuoso rebrote de los fanatismos y los apócrifos mesianismos. *

(Editorial Planeta)

11/06/2007 08:30. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris