Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2008.

Masones, estado de la cuestión: ¿quiénes son en realidad?

EcoDiario.es

Juan Carlos Rodríguez | 13:53 - 13/12/2008 Actualizado: 19:53 - 13/12/08

La masonería es, aún andado ya el siglo XXI, un gran enigma. La semilla de miedo y confusión en torno a sus actividades que plantó Francisco Franco -hermano de masón y obsesionado con el tema después de que a él mismo se le hubiese negado el ingreso en la Fraternidad- ha prendido lo suyo. Y, aún hoy, nombrar a un masón es poco más que mentar al diablo.

¿Son masones quienes detentan el poder? ¿Está la masonería infiltrada entre financieros, políticos y religiosos? ¿Es la fraternidad de la escuadra y el compás un gobierno en la sombra? En los últimos tiempos, el interés por contestar a esta clase de preguntas ha estado espoleados por las especulaciones sobre la filiación masónica de miembros destacados dentro del Gobierno socialista. Pero antes habrá que responder a otras cuestiones.

El periodista José Antonio Ullate, autor de El secreto masónico desvelado (LibrosLibres), sostiene que "hay mucha información averiada que se hace pasar por realidad masónica. Lo cierto es que los masones no son la mano oculta que mueve el mundo ni practican cultos satánicos ni realizan asesinatos rituales. Tampoco existen superiores ocultos que muevan los hilos de la economía y la política".

 

Múltiples especulaciones

Según Ullate, el tremendismo contemporáneo, se refugia en un boleo de especulaciones "en lugar de intentar entender los principios filosóficos que rigen las logias". Es decir, que se prioriza el murmullo antes de conocer la organización, quiénes la forman, cuál es la situación social de sus integrantes o cuáles son sus rituales.

Por eso, Ullate, cuyo devenir es el periodismo católico y, por tanto, goza del beneficio de no ser precisamente masón, se empeña en dar respuesta a "qué consiste ser masón, qué implicaciones tiene o en qué creen".

 

Un método de formación moral

Su definición de partida, sin embargo, no se corresponde a la realidad. Al menos, a toda la realidad. Ullate sostiene que "toda masonería es un método de formación moral, cuya base es el naturalismo y el ateísmo y cuyo objetivo dice ser mejorar a los individuos y a las sociedades en las que viven. Los masones excluyen todo conocimiento que no provenga de la razón y se declaran laicos".

No. Aunque, sin embargo, a Ullate habría que darle la razón en otras cuestiones. Pero vayamos por parte: su definición atiende a una parte de la realidad masónica, en cuanto que la reduce, precisamente, al movimiento más liberal dentro de la diversidad, digamos, de mandiles que lucir.

 

Cinco obediencias

Al menos, hay cinco obediencias distintas, cada una de ellas con múltiples talleres repartidos por toda la geografía española. Sus diferencias estriban fundamentalmente en tres puntos: el modo de desarrollar su organización y sus ceremonias según el rito que hayan adoptado, su actitud ante el hecho religioso y la admisión o no de mujeres en las logias.

 

La exclusión de la mujer, curiosamente, une a la escala más librepensadora y abierta, el Gran Oriente de Francia, con la más conservadora, la Gran Logia de España, la cual, con 150 talleres repartidos por el país, es la única obediencia nacional que reconoce la Gran Logia Unida de Inglaterra, lo que la convierte también en la única regular.

A partir de ahí, entre las dos hay muchas diferencias. Vayamos por partes. El Gran Oriente de Francia, una obediencia que afirma contar con 50.000 miembros en todo el mundo, no exige vestir traje, plantea su influencia en el campo político y admite abiertamente que entre sus integrantes abundan los republicanos. Del mismo modo, muchos de ellos se confiesan ateos. Aunque en el Rito Francés continúan siendo obligatorios los mandiles y collares que informan del rango de quienes los exhiben.

 

Los más tradicionales

Frente a ellos, la Gran Logia de España cumple estrictamente el Rito Escocés Antiguo y Aceptado y en consecuencia también son los más tradicionales: prohibición de tratar en las ceremonias temas políticos ni religiosos, y aunque en teoría da cabida a todas las creencias y a todas las ideas que fomenten el respeto mutuo, la obligación de aceptar la existencia de lo que ellos denominan el Gran Arquitecto del Universo deja fuera a los ateos. Para hacerlo evidente, sus reuniones están presididas por una Biblia (el Corán en un país árabe o la Torá en uno judío).

Ambos son hijos de la ilustración, sin duda, pero uno de ascendencia revolucionaria y francesa; otros, más tradicionalistas y británicos. En la declaración de principios, de la Gran Logia Española, que integró hace décadas a la Grande Oriente Español, figura por ejemplo un claro manifiesto político.

"Es recordar la historia de los Ilustrados Españoles, del nacimiento del Liberalismo como doctrina política y de la defensa de los derechos del hombre. Es, en fin, un Grito de Libertad contra el oscurantismo, la incultura, el caciquismo y la opresión que, históricamente, subyugó al pueblo español hasta el advenimiento definitivo de la Democracia con la Constitución de 1978".

 

Una obediencia de carácter mixto

Pero hay más. Existe otra obediencia fundada en 1893 con el nombre original de Gran Logia Simbólica Escocesa Mixta de Francia: El Derecho Humano, y que pronto cambió su denominación por la de Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain-Derecho Humano, que ahora se extiende por todo el mundo. Es de carácter mixto y en ella hombres y mujeres trabajan juntos buscando su perfeccionamiento moral.

Además, la Gran Logia Simbólica Española, con talleres tanto masculinos como femeninos o mixtos. A pesar de admitir mujeres, esta obediencia sigue igualmente el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, por lo que declara su independencia de cualquier creencia religiosa, política o social determinada, así que en sus logias también está prohibido discutir sobre estos temas, pero aquí la invocación al Gran Arquitecto del Universo se hace de manera personal, de manera que pueden aceptarla los creyentes de las diferentes religiones, los agnósticos e incluso los ateos, que la interpretan como un concepto filosófico.

Incluso una quinta que, siguiendo el curso de los tiempos, ha acabado constituyendo una obediencia integrada únicamente por mujeres: se trata de la Gran Logia Femenina de España, auspiciada por la obediencia francesa, que cruzó los Pirineos en 1984 y se instaló en Barcelona.

 

El núcleo de su pensamiento

Otra cosa, como vemos, es que, recurriendo de nuevo a Ullate, estamos ante unas creencias hoy muy frecuentes: "Si a la masonería le quitamos los aspectos rituales y simbólicos y nos quedamos sólo con el núcleo de su pensamiento, nos encontraremos con la Ilustración y la Modernidad".

Es decir, con los principios filosóficos y de legalidad democrática más extendidos en nuestros días: "Si estudiamos la historia de las organizaciones masónicas nos encontramos con que en el siglo XVIII y en el XIX eran sociedades pequeñas que tenían una gran productividad intelectual y una intervención social muy directa. Hoy, sin embargo, las sociedades están en clara decadencia, y más en España, pero la influencia social de su pensamiento es enorme".

 

Sociedades pequeñas

Entre otras cosas, porque simbolizan el germen constitucionalista español. No hay que olvidar que el masón español nace con las Cortes de Cádiz, aunque se gesta, como ésta, en el impulso de la Revolución francesa. Por tanto, sus valores obvios de ciudanía, constitucionalismo, derechos humanos son hoy, como dice Ullate, pan nuestro de cada día. Lo demás, es leyenda.

Si se examina sus ritos, por ejemplo, la masonería, según argumentan sus miembros, "conlleva una concepción del mundo y del hombre basada en los principios de armonía, tolerancia, respeto, progreso, libertad y justicia". El masón es un "constructor" que mira a Dios como el gran Arquitecto del Universo y admira su obra, procurando fundirse con ella.

Por tanto, no es cierto que los masones simbolicen la "gran apostasía global donde se ha erradicado a Dios". No. Aunque haya masones que se identifiquen con el laicismo o el ateísmo, la cuestión esencial que sostiene a la mayoría de las obediencias es, precisamente, la obediencia a Dios, a sus símbolos, a su grandeza. Así lo retratan también Florencio Serrano y Francesc Xavier Altarriba en "La masonería" (La Esfera).

 

Lo veremos en las siguientes entregas. En el PSOE hay masones y antimasones. Lo mismo que el PP. Como en las mejores familias. Para César Vidal, la masonería es una organización que trata de destruir España. Sin embargo, su hermano, Gustavo Vidal, es un masón que hace apología y difunde el trabajo de masones como Alexander Fleming.

 

13/12/2008 14:47. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿Existe relación entre el Gobierno y la Masonería?

20081221112628-bl27.gif

diario.es

Juan Carlos Rodríguez | 8:40 - 20/12/2008

¿Hay políticos en las logias? Una respuesta simple sería: pues sí. Lo mismo que profesores, abogados, médicos, prejubilados. ¿Tienen, en cambio, influencia en la política? Parece que no. Pero es cuestión de fe. De creer a unos u otros. El "gran maestre" de la Gran Logia de España, Josep Corominas i Busquetta, levantó una polvareda tremenda hace apenas tres años.

Fue en ese momento, antes de las últimas elecciones, cuando lanzó la piedra y escondió la mano al afirmar que ocho miembros del Gobierno de Zapatero eran masones. No dio nombres, por supuesto.

José Carretero Doménech, sucesor de Corominas, sin embargo contradice a su predecesor. A la pregunta de si "hay masones dentro del gobierno español" responde: "Si se coge una muestra de la sociedad al azar y luego se coge a la masonería, hay diez veces más gente de alto nivel en este grupo. Dudo que Rodríguez Zapatero esté en masonería, ni siquiera alguno de sus ministros, pero los ha habido como fue Jerónimo Saavedra, ex ministro de Cultura".

Mucho rumor y pocas pruebas

La rumorología encontró su filón, claro. Ricardo de las Heras, autor de De las primeras logias al gobierno de Rodríguez Zapatero (Styria), sentencia: "Yo afirmo que el gobierno español actual es masón porque el presidente pertenece a la logia y algunos de sus más significados ministros, también."

"Esta afirmación la baso en datos concretos y en declaraciones de hermanos masones, como Ortiz Burbano de Lara, Venerable Maestro de la Logia Simbólica -La Fraternidad nº 387, de Nueva York- que aseguran la pertenencia de Zapatero en la masonería". El incombustible Ricardo de la Cierva tiene su quiniela, aunque son opiniones lastradas por el arrebato ideológico.

Sí o no, la cuestión es que nadie lo ha probado y que el propio entorno del presidente del Gobierno lo ha desmentido una y otra vez. En cualquier caso, hay quien insiste por el simple argumento de que el abuelo de Rodríguez Zapatero, el capitán Juan Rodríguez Lozano, pudiera haber sido masón, lo cual tampoco se ha probado. Santiago Río lo afirmaba, sin embargo, en su libro La verdadera historia de los masones (Planeta), escrito en colaboración con Jorge Blaschke.

La asignatura ’masónica’: Educación para la Ciudadanía

El periodista José Antonio Ullate, autor de El secreto masónico desvelado (LibrosLibres), afirma que "aunque no pueda asegurarlo, no creo que en lo más alto del poder político haya masones, pero lo que sí se puede afirmar que es la política la que está implantando las ideas de los masones en nuestra sociedad."

"Por ejemplo, Educación para la Ciudadanía es una asignatura que recoge los postulados del naturalismo masónico pero dudo mucho que haya intervenido un solo masón en su elaboración. Las organizaciones masónicas la apoyan, pero la asignatura no ha surgido de las logias".

En definitiva, "es el poder político y económico el que se identifica con los postulados masónicos, aun cuando sus miembros no pertenezcan a ninguna logia". Por eso, Ullate afirma que se equivocan quienes rastrean políticos o banqueros que formen parte de alguna sociedad.

Y quienes creen que hay un poder en la sombra. Según Ullate, "si se leen los libros de los grandes masones actuales uno se encuentra con un panorama decepcionante. Cuesta creer que esas manos puedan dirigir la política española".

La ineficacia en España

Masones famosos aparecen vinculados a luchas por el poder, conspiraciones y guerras instaladas en el imaginario popular de nuestro país, tal como revela Manuel Ayllón en su reciente libro Historia de Masones: de El Escorial a Banesto (Belacqua). Banesto, sí. Ayllón cuenta con detalle las maniobras de Mario Conde, notorio masón, para encabezar un tercer partido en España.

Ejemplo, según el autor, de que la masonería española no tiene hoy ni eficacia, ni influencia, ni apenas existencia, y que realiza un esfuerzo patético para recuperar la influencia que tuvo en los umbrales de la II República y con el surgimiento de Izquierda Republicana.

Sea como sea, si miramos al pasado todo cambia. Reyes, presidentes y banqueros aparecían afiliados a importantes logias en sus distintos ritos. Es obvio que, según afirma Manuel Ayllón, en el Reino Unido la masonería controla por igual la política y la economía. Lo mismo puede decirse de Estados Unidos, cuyos presidentes sin excepción hasta Clinton han sido masones: el Pentágono sigue actualmente en manos de las grandes logias.

Masones de la Historia

En España, la guerra civil marca un antes y un después. Al punto, que algunos investigadores quieren ver la contienda como un enfrentamiento entre Franco y los masones. Una exageración, sin duda. Pero si seguimos a Ayllón, Azaña y Martínez Barrio eran masones, y Prieto y Besteiro, y Díaz y Mije.

Pero también lo eran los generales sublevados Cabanellas, Núñez de Prado y López Ochoa así como el ’Hermano Tertuliano’, que no era más que el ministro de Instrucción Pública en el primer gabinete de Franco, el monárquico Sainz Rodríguez. Los hermanos del General Franco, Ramón y Nicolás, eran masones, y por lo que cuenta Ayllón, su cuñado Serrano Suñer, también.

Vayamos más atrás aún. Según José Antonio Ferrer Benimeli, uno de los más serios historiadores del asunto masónico, publicó Jefes de Gobierno masones. España 1868-1936 (La Esfera de los Libros). La lista comparte algunos de los nombres ya reseñados por Ayllón durante la II República: Casares Quiroga, Manuel Portela Valladares, Ricardo Samper, Diego Martínez Barrio -Gran Maestre del Gran Oriente Español-, Alejandro Lerroux y Manuel Azaña, aunque su militancia fue "breve y anecdótica". A ellos habría que sumar durante la Guerra Civil y el Gobierno en el exilio, vinculado sobre todo al PSOE, a otros cuatro: José Giral, Rodolfo Llopis, Álvaro de Albornoz y Fernando Valera.

Luces y sombras

"Dicho de otra forma -señala Ferrer Benimeli-, desde 1931 a 1973, la historia de la República española estuvo siempre presidida por jefes de gobierno masones, excepto Alcalá-Zamora y Joaquín Chapaprieta". Y sigue pasando lista: durante la guerra tan sólo Largo Caballero y Negrín no eran masones. Y en el exilio, el único "presidente" sin mantel fue Félix Gordon Ordás.

Entre 1931 y 1868, Ferrer Benimeli cita a Segismundo Moret, Práxedes Mateo Sagasta, Manuel Ruiz Zorrilla -Gran Maestre y Soberano Gran Comendador del Grado 33, versión del Grande Oriente de España, hoy unido a la Gran Logia de España- y el General Prim, primer jefe de Gobierno masón español.

La gran conclusión de Ferrer Benimeli es contundente: "La masonería y sus hombres han tenido y siguen teniendo sus luces y sus sombras, quizás más sombras que luces, a pesar de la idealización romántica de algunos o el contubernio partidista de otros".

Falsas acusaciones

La historia tiene, sin embargo, sus contrapuntos. Por ejemplo, las falsas acusaciones de masón. Cuanto menos son curiosas. Y dan una idea de cuánto está siendo manipulado el asunto. En 2006, por ejemplo, se reeditó una Historia del Supremo Consejo del Grado 33 para España y sus Dependencias y de la Masonería, originalmente publicado en México en 1961, que sencillamente es falso.

De los 200 "eminentes masones" que enumera, Ferrer Benimeli descarta a 175. Entre ellos, por ejemplo, Agustín de Argüelles, Rafael del Riego, Espartero o Pí y Margall, a quienes aún hoy se les sigue citando.

Lo curioso es que, si seguimos a Ferrer, las "falsedades" surgen, sobre todo, desde dentro de las logias masónicas. Por ejemplo, según la Gran Logia de España y su revista Conde de Aranda, cuyo número 1 fue presentado por Xavier Ruiz de Amoraga e Ilia Galán, el panteón de "masones ilustres" está formado en una mezcla portentosa de política, arte y literatura por Amadeo I de Saboya, Mendizábal, Largo Caballero, Serrano, Sanmartín, Benlliure, Espronceda, Larra, Echegaray, Antonio Machado o el mismo Conde de Aranda. Ferrer Benimeli lo rechaza: "Ninguno de ellos lo fue".

21/12/2008 11:21. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


JOSEP COROMINAS: ´El franquismo acabó con la vida de muchos masones´

20081223111105-2008-12-30-img-2008-12-23-23-03-51-entre.jpg

Josep Corominas hace apenas dos años que se convirtió en la cabeza visible de la Gran Logia Ibérica Unida. En España unas 5.000 personas forman parte de la masonería, una filosofía de vida basada en la tolerancia y fraternidad.

LAPROVINCIA.ES  22/12/2008

DELIA JIMÉNEZ - LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.
- ¿Cómo definiría el papel de la masonería en la sociedad actual?
- La masonería es una institución que promueve unos valores determinados basados en que todas las personas tienen los mismos derechos. El trabajo de las logias consiste en ir interiorizando esos valores de igualdad, fraternidad y solidaridad para después poderlos transmitir al mundo exterior y conseguir así una mejora de la sociedad. Éste es el objetivo básico de la institución masónica desde que a mediados del siglo XVIII se implantó la masonería especulativa. Se pretende ir perfeccionando la humanidad. Cada país se organiza de una manera determinada, pero los principios generales son siempre los mismos y están basados en la tolerancia y en el amor fraterno.

- ¿En qué ha consistido su visita a Gran Canaria en calidad de máximo representante de la Gran Logia Ibérica Unidad?
- En la Isla hay una logia que lleva funcionando desde el principio y se ha construido un templo, por lo que he venido a consagrar el nuevo templo.

- ¿Simpatizan con algún tipo de ideología política o de carácter religioso?
- No, la masonería no tiene ideología política ni específica religiosa. Se admite la creencia en un organizador y nosotros para evitar suspicacias entre distintas confesiones religiosas llamamos el arquitecto del universo. Hay personas de todas las ideologías y religiones.

- Aunque sí que históricamente no se ha permitido la participación de la mujer en él movimiento masónico.
- Esta idea ha ido modificándose con el tiempo. La exigencia básica para entrar en la masonería es que la persona sea libre y de buenas costumbres. Cuando utilizamos el término libre nos referimos a individuos sin prejuicios y con posibilidades de desarrollar sus propias actividades. Esta circunstancia hasta hace poco tiempo no se daba en las mujeres por la discriminación que existía. Ahora se ha ido modificando la legislación y se están creando logias femeninas.

- ¿Existen las logias mixtas?
- Hay distintas concepciones y visiones personales en las logias sobre si realizar el trabajo de forma separada o mixta. Hay masones que prefieren trabajar sólo hombres y sólo mujeres y otros que son mixtos. Nosotros somos una logia masculina, pero admitimos la presencia de las logias femeninas y mixtas. Algo parecido ocurrió hace unos años en Estados Unidos cuando no se admitía a los negros que no tenían derechos civiles, así que ellos formaron sus propias logias y hoy están reconocidas.

- ¿Es cierta la creencia de que los masones están asociados al poder económico y político?
- Ésa es una deformación. No existe una élite sino un conjunto de personas que piensan por sí mismas y que no dependen de influencias externas. El dinero no es una condición de las logias y, por eso, tenemos desde masones jardineros a banqueros.

- ¿Sigue la masonería marcada por la sombra del franquismo?
- Sí. Cuarenta años de represión y de propaganda negativa hacia la masonería terminaron creando un pozo oscuro que cuesta ir eliminando. Aún hay gente que ve algo sectario y que atenta a no se sabe bien qué valores. En España se condenó y se persiguió a tantos masones como a comunistas. En aquel momento miles de masones pagaron con su vida y otros terminaron en la cárcel. Cuando querían pillar a una persona el régimen franquista le colgaba la etiqueta de masón y lo condenaba. La masonería sólo puede actuar en los países donde hay una democracia reconocida. La constitución española reconoce las libertades democráticas y mediante sentencia del Tribunal Supremo se pidió la legalización de la masonería en los 80.

- ¿Qué piensa de la memoria histórica y del desenterramiento de las víctimas del franquismo?
- Los masones hemos sido muy perseguidos por el franquismo como institución, algo que aún no se ha reconocido legalmente. En cambio, sí se ha hecho con otras organizaciones como con el Partido Comunista. La iniciativa de aquellos que tienen familiares que fueron fusilados o desaparecieron con el franquismo de intentar saber qué pasó y aclararlo me parece de una justicia total. Lo mismo que aquellos que perdieron la vida a manos de la República. Es la única manera de enterrar definitivamente este problema y cerrar viejas heridas.

 

23/12/2008 11:11. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Derechos Humanos: Intervención del Gran Maestro de la GLSE

20081223205452-jordi-farrerons.jpg

El pasado día 10 de diciembre de 2008, con motivo del 60º Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos tuvo lugar en Barcelona en la Sala de la Cúpula del Museo Nacional de Arte Contemporáneo una conferencia-coloquio con la participación de diversas personalidades. El Gran Maestro de la GLSE Jordi Farrerons inició el acto con una intervención que por su valor e interés reproducimos a continuación. 

Buenas tardes a todo el mundo,

En primer lugar, quiero expresar en mi nombre y en el nombre de la institución que represento, la Gran Logia Simbólica Española, mi sincero agradecimiento al Consejero de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalitat de Catalunya, el Hble. Sr. Joan Manuel Tresserras, por el soporte y colaboración recibos en la organización de este acto de conmemoración del 60º Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Agradecimiento que destaco de manera especial por una doble vertiente: es la primera vez desde la reinstalación de la Generalitat de Catalunya que un Consejero comparte un acto público con la Gran Logia Simbólica Española, este hecho remarcable nos demuestra que la convivencia democrática se está implantando en casa nuestra y que, poco a poco, la masonería recupera su reconocimiento social como institución libre y plural que es. Y por otra parte quiero hacer especial mención en la persona del consejero que, por encima de una institución, encontramos en él una persona lejos de cualquier afán de protagonismo y que lo hace sencillamente porque cruz en la importancia de la lucha en favor de los Derechos Humanos, cosa de la que nunca ha hecho un alarde público.

Agradecer también la participación e implicación desde un primer momento al Instituto de Derechos Humanos de Catalunya, representado hoy por su Directora y también Gerente, Aïda Guillén. Entidad de peso y bastante reconocida por su sentido reivindicativo en favor de la libertad y la democracia.

Y, cómo no, el agradecimiento al señor José Antonio Martín Pallín, persona de larga, preciada y reconocida trayectoria en la lucha en favor de los Derechos Humanos.

Voz crítica con las injusticias sociales.

Persona comprometida e incansable. Parte de este esfuerzo se le reconoció públicamente en el año 2006 cuando se le otorgó el Premio Nacional de los Derechos Humanos.

Y destaco que solo una parte, ya que este tipo de accionas nunca tienen el reconocimiento suficiente. Púas a menudo, para llevarlas a término, se renuncia a una parte de la propia existencia porque, de alguna manera, laso libramos a los demás, mucho más necesitados.

Hoy hace 60 años que a la Asamblea General de las Naciones Unidas un grupo de hombres y mujeres de diferentes culturas y creencias religiosas aprobaban y firmaban en París, la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El primer documento en la historia de la humanidad que situaba los derechos humanos a escalera mundial forzando, de esta manera, la primera frontera a la soberanía total de los Estados.

Su firma la convertía en el primer punto de partida teórico que, por primera vez, consideraba de manera explícita – tal como se recoge en su Preámbulo- que la libertad, la justicia y la paz en el mundo se fundamenta en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de la igualdad de derechos de toda la humanidad.

Por primera vez, se utilizaba la palabra “familia humana” como símbolo de unidad y de igualdad entre los seres humanos. Se reconocía que el desconocimiento y menosprecio por los derechos humanos eran, y serían, la principal base sobre la cual se perpetraban vergonzosos y repudiables actos contra la humanidad y que, por lo tanto, había que un reconocimiento por parte del Derecho.

En este sentido, justo es decir que, pese a que este documento no consta de una forma jurídica para su aplicación, el peso moral por su incumplimiento, otorga a la Declaración una importantísima posición de cara a sanciones aplicadas de tipo jurídico dentro del Derecho Internacional. Y justo es decir también que el peso moral por su incumplimiento deviene una importante arma de cara a sanciones de tipo jurídico.

Que el reconocimiento de los derechos humanos se plantease como una cuestión a la que había que otorgarle un carácter universal no fue pero como consecuencia del resultado de un hecho puntual que surgía fruto de la casualidad del momento, o como consecuencia, por ejemplo, de la desastrosa situación en que quedó Europa después de la II Guerra Mundial.

Que las consecuencias de la II Guerra Mundial aceleraron su proclamación, es obvio. Ahora bien, sin ánimo de extenderme demasiado, es preciso tener presente que, el concepto de “Derechos Humanos”, surge por primera vez, en las denominadas sociedades occidentales laicas del Siglo XVIII, desde la base de un convencimiento puramente intelectual y como símbolo de un progreso moral para el espíritu humano independiente de cualquier connotación o creencia religiosa.

Y es a partir de este punto que deseo remarcar que, las aportaciones de la masonería en la construcción de la ciudadanía, las libertades públicas, la secularización o la democracia, históricamente, siempre han sido importantes. Discretas e importantes. Y lo hago hasta el punto de constatar que, la primera idea y debate sobre los Derechos Humanos, se origina en el sí de la masonería dejando su impronta y desde un principio, en las revoluciones americana o francesa.

La contribución de VOLTAIRE, HELVETIUS o FRANKLIN, miembros los tres de la Logia “DES NEUF SOEURS” de París, en la elaboración de parte de la base sobre la cual se fundamentó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano al inicio del proceso revolucionario de 1789, es un hecho.

Pese a que esta Declaración fuese aún “deficitaria” en cuanto a “derechos” fue la primera herramienta, con la que, y a partir de entonces, se iría construyendo el primero de los fundamentos que establecían las bases en favor de una sociedad más libre. Por lo tanto, más democrática.

Como también son una constatación las aportaciones hechas por parte de masones como CONDORCET y DESMOULINS en la versión más socializadora del movimiento de proclamación y ampliación de derechos que surgían de la Revolución francesa.

La trilogía de LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD comenzó en marcar el símbolo sobre el cual se guiaban las visiones que otorgaban una nueva dimensión a la sociedad existente. Una nueva dimensión que se alejaba de la concepción feudal que daría paso a una nueva visión del mundo, más abierta y libre.

La misma trilogía que compartamos los masones de cualquier parte del mundo que ha sido y es el hilo conductor a través del que se intenta incidir en este arduo trabajo que implica la extensión y universalización de los Derechos Humanos.

El año 1864, una Logia masónica de Londres, ST. MARTINS’S HALL, acogía en si, lo que dio paso a la fundación de la primera organización de la clase obrera, la E Internacional.

Y, años más tarde, el año 1888, la francmasonería francesa colaborará activamente en la fundación de la II Internacional.

Los avances en materia de libertad y democracia se iban consiguiendo de manera escalonada hasta llegar, en el último tercio del siglo XIX y los primeros años del Siglo XX a una visión más llena que surgía de la voluntad de extender estos derechos garantizando el acceso a la formación, la información y la cultura para todas las personas. Hecho que implica un firme compromiso con el despliegue de una educación universal y laica que permita a los seres humanos gozar en plenitud de sus propias posibilidades: la libertad absoluta de conciencia.

Aquí es donde situamos a numerosos maestros y pedagogos, también masones, como Francesc Ferrer i Guàrdia, fundador y promotor de la Escuela Moderna. Impulsor de la Liga Internacional para la Educación Racional de la Infancia y que el próximo año, conmemoraremos el centenario de su injusta muerto.

Estas y otros referencias que forman parte de la íntima relación que siempre ha existido entre la masonería y la lucha por la defensa de los Derechos Humanos son sólo algunas que, creo, pueden ayudar en comprender de una manera llana pero concisa a las personas ajenas a la masonería el motivo por el que la Gran Logia Simbólica Española, como institución, plantea un acto de celebración como el de hoy .

Referencias de entre las que no puedo ni podemos olvidar el compromiso de la masonería española en relación con los derechos que significó la II República y su lucha contra el fascismo.

La fecha de hoy, tiene que significar pues un paso adelante de los muchos que se están haciendo en este arduo y difícil camino de la universalización del respeto por los Derechos Humanos.

Son muchos los elementos que restan sobre la mesa porque eso pueda ser posible un día.

Se tienen que romper barreras. Se tienen que conseguir los mecanismos adecuados porque el incumplimiento de estos principios tenga consecuencias reales y legales. Y más, cuando algunos de los Estados de los que serían la sedes principales impulsores puedan ser “acusados” – como ya lo han sido- de incumplimiento de estos principios.

Y es que la lista puede ser inacabable tanto en cuanto a conflictos que han sido generados o ampliados como consecuencia de los más escabrosos abusos de poder como sucede a Irak o Afganistán; como por conflictos latentes provocados por el abuso incontrolado de un sistema capitalista mundial detrás del cual se esconden y encontramos los responsables físicos, por lo tanto, jurídicos.

Responsables y corresponsables de miles de muertos. Responsables y corresponsables del hambre, de la falta de acceso a los medicamentos y a la educación. Responsables y corresponsables de torturas. Estas y otras realidades tienen responsables y corresponsables. Reconozco que es una visión crítica pero es preciso que la tengamos y la mantengamos.

Y es por ello, que nos encontramos hoy aquí, masones, representantes de la sociedad civil catalana y todos los amigos y amigas que nos acompañáis, para conmemorar la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos hace ahora 60 años, y para reflexionar con el amigo José Antonio Martín Pallín sobre cuáles son los retos que nos encontramos al año 2008.

Gracias por vuestra atención.

Jordi Farrerons Gran Maestro  de la Gran Logia Simbólica Española

23/12/2008 20:54. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris