Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2008.

"LA MASONERÍA ESTÁ POR ENCIMA DE LA RELIGIÓN Y LA POLÍTICA"

20080610171945-ferrer.jpg

JOSÉ ANTONIO FERRER BENIMELI: "LA MASONERÍA ESTÁ POR ENCIMA DE LA RELIGIÓN Y LA POLÍTICA"

Más Allá de la Ciencia nº 231

Es una de las máximas autoridades internacionales en historia de la masonería y acaba de publicar un nuevo libro donde analiza el binomio política-masonería en España desde 1868 hasta 1936. José Antonio Ferrer Benimeli ha hablado con MÁS ALLÁ sobre este y otros temas relacionados con esta legendaria institución.

¿Es la masonería un movimiento de carácter político? ¿Han estado sus miembros vinculados a este terreno en algún momento de la historia de España? Estas son las preguntas a las que responde José Antonio Ferrer Benimeli en su obra Jefes de Gobierno masones (España 1868-1936) (La Esfera de los Libros), en la que realiza un análisis de cada uno de los presidentes de Gobierno de nuestro país, disociando su actividad política de la masónica.

Si la masonería no es un partido político, ni una religión, ni una sociedad secreta, ¿qué es?
Llevo 40 años preguntando a los masones sobre esta cuestión y cada uno dice algo diferente. La masonería podría considerarse una asociación iniciática que busca la Verdad y una escuela de formación del hombre para que sea más libre, más comprensivo y más demócrata y para que pueda encajar mejor en esa utopía de la fraternidad del Universo, de la que cada vez estamos más lejos. La masonería está por encima de las religiones y de los partidos políticos.

¿Qué requisitos hay que cumplir para formar parte de ella?
En la masonería tienen cabida los hombres de todas las ideologías, las creencias y las clases sociales que posean un denominador común: tolerancia, defensa de los derechos humanos y libertad. Por eso todas las dictaduras, incluida la del proletariado, han prohibido siempre la masonería.

Esto podría explicar que haya 5 millones de masones en el mundo, entre los que destacan grandes figuras de la historia, la política y la ciencia. ¿Esta cifra es real?
Hoy el número de masones es menor que hace 50 años. En el Reino Unido, por ejemplo, el total de miembros ha descendido en 300.000 personas en los últimos 30 años, y la logia instalada en Estados Unidos también ha disminuido. Las estadísticas francesas no son muy fiables.

PODER MASÓNICO
Según sus investigaciones, en el panteón de masones ilustres españoles hay diez jefes de Gobierno desde la revolución de 1868 hasta la sublevación militar de Franco en 1936. ¿Qué lectura hace de ello?
Desde el punto de vista masónico, la pregunta que subyace en mi libro de comienzo a fin es si los masones hacen política o si los políticos se sirven de la masonería. Resulta bastante sintomático comprobar que en estos dos momentos políticos clave la jefatura del Gobierno estaba desempeñada por masones. De los diez políticos aludidos, los cuatro primeros son de la época en la que tiene lugar la Revolución de Cádiz, mientras que los otros seis gobernaron durante la II República. El lector inteligente sacará sus propias conclusiones.

¿Qué beneficios obtuvo la masonería de su relación con la República?
A excepción del caso de Diego Martínez Barrio, que se inició en la masonería a los veintitantos años y murió siendo miembro –algo infrecuente entre los masones porque no suele darse tanta continuidad–, el resto de los políticos relacionados con la masonería no tuvo un final tan feliz ni conciliador entre los dos mundos. Un ejemplo claro es el de Manuel Ruiz Zorrilla, que en cuestión de días fue iniciado en la masonería y nombrado Gran Comendador, lo que supone no cumplir con las normas marcadas por la organización. En esta ocasión está claro que fue la masonería la que buscó al político, y no al revés. El caso de Práxedes Mateo Sagasta fue diferente. No hay que olvidar que en un momento de su vida fue jefe de Gobierno y Gran Maestre de la masonería española, pero se retiró de esta para que no le acusasen de hacer política.

La militancia masónica de algunos de estos gobernantes fue breve y anecdótica. ¿Quiénes estuvieron implicados de verdad y qué aportaron al terreno político?
Hubo cierto influjo en algunas cuestiones como la pena de muerte, la abolición de la esclavitud y la libertad individual y la de los pueblos, en concreto la de las antiguas colonias. Durante aquella época, hubo varios jefes de Gobierno que aceptaron la recomendación de la masonería de no condenar a muerte a un determinado preso, como ocurrió con el brigadier Villalcampo. Otras veces se discutió en las Cortes si se tenía que eliminar la pena capital o no, y el jefe de Gobierno y Gran Maestre decidió que era necesaria como arma disuasoria.
Así pues, nos encontramos casos en los que predomina el elemento masónico y humano y otros en los que prevalece el político. Esta es una de las preguntas que los historiadores no podemos responder. Sólo podemos exponer hechos. Y es que la masonería en algunos casos fue monárquica, en otros imperialista y en el resto republicana.

TOP SECRET
¿Qué pasó con los masones durante la dictadura franquista?
Durante la Guerra Civil ser masón era un delito penado con la muerte. Los que lograron escapar se refugiaron en México, en el norte de África y en muchas repúblicas latinoamericanas. Esto supuso la desaparición de la masonería en España, donde la condena para los procesados era de 30 años de cárcel y la confiscación de bienes y la inhabilitación perpetua para ejercer un oficio.

¿Qué podríamos decir de los símbolos masónicos?
Son los mismos de la masonería medieval, es decir, los de la construcción: la escuadra, el compás, el mallete, la plomada, el mandil del picapedrero... Los arquitectos y los aparejadores también utilizan estos emblemas, si bien los masones añaden otros símbolos que no tienen nada que ver con la arquitectura, como la hoja de la acacia. Esta tiene su origen en la leyenda del constructor del Templo de Salomón, que fue asesinado por un compañero por no entregarle los secretos y enterrado en un lugar del desierto señalado con una acacia. Leyendas como esta nacen en el siglo XVIII y proceden de la época romántica en la que la masonería se inventa los altos grados, los ritos, los disfraces... Ahora hay muchos masones esotéricos, pero a otros muchos les importa más la labor social que la vivencia puramente ritual de la logia.

PRESENTE Y PASADO
¿Existen diferencias entre la masonería medieval y la actual? ¿En qué ha evolucionado?

La masonería medieval es la de los gremios de constructores de la época. El maestro admitía a un aprendiz que juraba guardar el secreto de todo lo que aprendiera en la logia –entiéndase taller en este caso–. Muchos de esos juramentos se conservan, aunque se han cambiado algunas de sus formulaciones. Con el nacimiento del neocapitalismo los gremios se convierten en un obstáculo por su monopolización de la enseñanza, la mano de obra, el trabajo terminado y los precios. Al ser abolidos en el siglo XVIII, la masonería operativa gremial es transferida a otra más especulativa, que recoge sus rituales, grados, juramentos, usos y finalidad. En vez de construir catedrales de piedra o de dar culto a Dios, la masonería especulativa construye la Catedral de la Fraternidad del Universo, donde cada piedra es sustituida por un masón.
Esta masonería dieciochesca nace con unas connotaciones claras, que son la fraternidad y la paz, y se rige por los principios de la tolerancia y la igualdad. Por eso en la logia todos llevan espadas, mientras que fuera de ella sólo las utilizan los nobles, los únicos que tenían el privilegio de ser decapitados en vez de ahorcados. Estas ideas son las que impregnan la masonería más reciente. Todavía que dan gremios de canteros, sobre todo en Cantabria y en Galicia, que siguen marcando las piedras con signos lapidarios.

Gracias al Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (Universidad de Zaragoza), que usted preside, se está acabando con el secretismo que existe en torno a la historia presente y pasada de la masonería. ¿No es así?
Sí, la divulgación es cada vez mayor. Pero no estamos hablando de una sociedad secreta, sino todo lo contrario. No existe ninguna otra asociación en España sobre la que haya tanta información. Además, es posible acceder a sus archivos, codearse con sus miembros, trabajar en sus bibliotecas y participar en sus congresos. ¿Dónde están los secretos? Parto de la base de que no los hay.

¿Qué opina sobre las grandes logias femeninas? ¿Se ha incorporado el estudio de las mismas al Centro de Estudios Históricos?
Claro que sí. Fue uno de los primeros temas que abordamos. Lo trató la investigadora francesa Libertad Morte, cuya tesis no vio la luz porque falleció repentinamente. Ahora va a publicarse un diccionario dedicado a las auténticas masonas en la historia, que ayudará a desmitificar toda la falsa información sobre la masonería femenina.

LA MASONERÍA EN ESPAÑA: CRONOLOGÍA
Según José Antonio Ferrer Benimeli, el auténtico período histórico de la masonería en España es el comprendido entre 1868 y 1939, ya que la actividad que realizan los masones exiliados en México a partir de esa fecha se considera otra masonería. La organización regresará a nuestro país en 1978 y permanece en él hasta nuestros días. Antes, en el siglo XVIII, existió una logia en Madrid que fue fundada por unos ingleses en 1728 en el hotel Las tres flores de lis, sito en el número 17 de la calle San Bernardo. Existió mientras ellos permanecieron en nuestro país por cuestiones de espionaje o negocios. Fue la primera logia del continente fuera del Reino Unido.
La segunda se estableció en Gibraltar en 1729. Más tarde la Iglesia de Roma promulgó una prohibición, por lo que la masonería no se pudo desarrollar. Habrá que esperar al derrocamiento de Isabel II para que pueda volver a ejercer con libertad, seguido de un breve paréntesis durante el período bonapartista. Esta es la cronología de la masonería en España. La del período medieval es otra masonería, de carácter operativo y no especulativo. Una da origen a la otra, pero son distintas.

EL AUTÉNTICO ORIGEN DE LA MASONERÍA
Documentos y tradición oral Al hablar sobre los orígenes de la masonería, José Antonio Ferrer Benimeli comenta que ha encontrado al menos cuarenta referencias que hacen mención a su creación: “Están las tesis de los templarios, los egipcios, los caldeos, los jesuitas, los Reyes Magos, el arcángel San Miguel, Julio César y Adán, según la cual su hoja de parra fue el primer mandil. Sin embargo, la documentación que sustenta el origen de la masonería empieza con los gremios medievales. Todo lo que cuentan los masones más esotéricos y tradicionales, que se remontan hasta Noé, es pura tradición oral”.

¿SABÍAS QUE?
La piedra bruta de los templos masónicos simboliza al masón cuando entra en la logia y la cúbica representa el momento en el que, tras la iniciación, el estudio y la convivencia con sus hermanos, pasa a formar parte de la Catedral de la Fraternidad del Universo.

EL PERFIL
José Antonio Ferrer Benimeli es historiador y uno de los mayores conocedores de la masonería española. Ha escrito cuarenta libros y más de quinientas monografías. Asimismo, ejerce como profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza, donde también preside el Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española.

10/06/2008 17:13. Zayin #. España No hay comentarios. Comentar.

'Rechazamos a políticos con ética poco probada'

20080617092947-ilia-galan.jpg

EL MUNDO.ES

ILIA GALÁN PERTENECE A LOS MASONES REGULARES

’Rechazamos a políticos con ética poco probada’

- Los ’clásicos’, reconocidos por los próceres británicos, también están en fase aperturista

- Hay alrededor de 300 en Madrid y más de 2.000 en toda España

Ilia Galán, profesor de la Carlos III y conocido masón, posa en su casa en el centro de Madrid. (Foto: Óscar Monzón)

 

Actualizado lunes 16/06/2008 23:53 (CET)

ROBERTO BÉCARES | QUICO ALSEDO

MADRID.- Los masones regulares, los clásicos, aquellos que sí que creen en un gran arquitecto del Universo, también han iniciado ahora un tímido desnudo "para que se escuchen voces serias y no sólo quimeras", explica Ilia Galán, profesor de Arte en la Carlos III. Galán fue hasta hace poco venerable maestro de la logia Phoenix 31, que se engloba en la Gran Logia de España, reconocida por los próceres británicos. Él no se atribuye la portavocía, pero es una voz especialmente significativa. "Hemos querido intervenir para buscar una voz firme y segura sobre las cosas que suceden", incide.

La Gran Logia de España, que engloba a decenas de grupos -más de 2000 personas en España, 300 de ellas en Madrid-, fue fundada en 1728, y es la primera levantada fuera de las islas británicas. Su funcionamiento es muy similar al de los liberales excepto por la creencia en un hacedor del universo -son admitidas todas las religiones-. "Lo que se pide es una creencia en un ser supremo, que cada uno interpreta cómo quiere. Hay unos principios que nos unen, como la búsqueda de la bondad, la felicidad o el cultivo de las propias cualidades; hacernos mejores", añade Galán, con visibles canas en la barba y la melena y cierto porte de caballero templario.

Por curiosidad, preguntémosle. "Aunque la masonería moderna empieza en 1717, si se ha descubierto que en Escocia se refugiaron miembros del Temple y están relacionados con la capilla de Roslyn, que está llena de simbología masónica. Ellos eran guerreros de la cristiandad, pero estaban abiertos a otras religiones", dice Galán en su casa del centro de Madrid, llena de símbolos masones. Hay una columna salomónica a ambos lados del salón -jakin y boaz- y una calavera. Sobre las primeras avisa que siempre tienen que estar separadas "para pasar por enmedio". Acerca de la segunda explica que les recuerda "la presencia de la muerte".

Misticismo

De la simbología habla, aunque de las ceremonias -tenidas- no suelta prenda. Sí insinúa cierta experiencia ’religiosa’. "Es una especie de mística de la fraternidad, buscas lo mejor de ti y lo mejor de los demás. Es como cambiar de dimensión", precisa. "La simbología que usamos, los mandiles, las capas, los sombreros, nos distancia del mundo cotidiano".

¿Y los ritos han variado algo con el paso de los años?. "No", responde tajante, "lo esencial se ha conservado tal cual era en el siglo XVIII. Se intenta que los ritos no se cambien". "Ahora se construye el templo interior, el propio espíritu", matiza refiriéndose al inicio de los masones, situado cercano al círculo de los arquitectos. "Mediante los ritos cada uno escoge su rumbo. Sirven de aprendizaje y encuentro con los demás. Son juegos teatrales que ayudan a la persona a reaccionar de determinada manera".

Galán relata con ardor los rincones de Madrid que presentan símbolos masones. Se mueve por el Ateneo entusiasmado, y se para a observar las estrellas simbólicas que todavía embellecen algunas escaleras. "El Pasillo Verde de Madrid está lleno de símbolos masones", asegura. Este fue diseñado por Manuel Ayllón, conocido masón.

Cuenta la leyenda que el día que se inauguró, con simbología masónica que iba desde las acacias a un obelisco o columnas salomónicas, sonó por los altavoces la ’Flauta Mágica’ de Mozart, canción reconocida por las logias como propia. El entonces alcalde, José María Alvarez del Manzano, fuera de juego, dijo que igual hubiera estado mejor una zarzuela.

Sobre los comentarios que se oyen de que son una secta no quiere ni oir hablar. "La masonería es lo contrario a una secta. Uno puede entrar y puede salir cuando quiera. Además, no impartimos doctrinas únicas", incide este profesor, que ya supera los tres lustros como masón. Balance: "A mí me ha aportado experiencias interesantísimas y me ha llevado a trabajar en aspectos que ni había pensado y conocer gente con la que me he enriquecido".

Galán, que tras ser gran maestro pasó a ser guardián del templo, subraya la estructura ’democrática’ de las logias. "Cada cierto tiempo se cambia el gran maestro", dice. Niega además que haya un elitismo: "El elitismo que se pide es el de la persona, con hondura interior y que quiera mejorarse. Tener títulos nobiliarios no garantiza el entrar, ni tener dinero. Ha habido alto cargos políticos que han sido rechazados por tener una ética poco probada".

¿Y se sigue influyendo en política o economía? "La Gran logia no hace ninguna intervención en ese sentido. Son los miembros los que libremente pueden hacer cosas entre sí, pero sin directrices. Depende de la libertad de cada uno, la libertad es clave".

 

17/06/2008 09:29. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Y Franco quiso ser masón

20080618101628-bl27.gif

Josep Esteve Rico Sogorb | 17/06/2008 - 17:05 horas | Pdte. del Grup Cultural ’Tonico Sansano’

La noticia resulta significativa y pese a su escaso texto es importante por diversos motivos. Principalmente, como descubrimiento o hallazgo, porque no es cotidiano que aparezcan cosas ocultas de las que no se tenía noticia de su existencia. Seguidamente, por el lugar, la ciudad de Ceuta, con lo que ello conlleva de publicidad gratuita, dando pie a variadas opiniones y comentarios de toda clase. Y en último orden, porque el objeto del hallazgo es un libro.

Un libro escrito nada más y menos que por el mismísimo dictador, el General Franco. Y lo más sorprendente es el tema del susodicho ejemplar: ’La Masonería’. Aparte de inédito, o al menos, no comercializado y oculto, la obra tiene su trascendencia por su rareza al tratarse de este personaje, admirado por unos pocos aunque denostado por la mayoría pero cuya figura es materia para historiadores.

Los descubridores e investigadores conceden la autoría del libro e incluso su prólogo al propio Franco atribuyéndole el seudónimo "Jakin Boor" y reconocen que el contenido de la obra coincide con los 49 artículos periodísticos que sobre la sociedad masónica escribió y publicó en el diario falangista "Arriba" entre 1946 y 1951. Cotejando las páginas del libro con los mencionados artículos de prensa, los textos son los mismos.

Es curioso y anecdótico (aunque no debe sorprendernos, sabiendo que fueron aliados) que en el libro, Franco, al margen de la masonería, alude a los dictadores Hitler y Mussolini y a sus tesis o teorías. Supongo que se permitiría opinar o quizá valorarlas a modo de ensayo.

No hay dudas de que el libro es del propio Franco. La noticia, en los medios de comunicación, sólo ha mostrado un párrafo muy puntilloso del prólogo en el que el dictador defiende su obra enfatizando que ésta "nace como una necesidad viva, pues son muchos los españoles que, dentro y fuera del país, anhelan conocer la verdad y el alcance de una de las cuestiones más apasionantes, pero a la propia vez, poco conocidas de nuestro tiempo: la de la masonería".

Tengo curiosidad por saber el contenido total del libro, las opiniones y argumentos, la explicaciones sobre la Masonería de aquel que iba bajo palio y que se hacía llamar ’Generalísimo por la Gracia de Dios’, porque estoy seguro que deja en muy mal lugar a una sociedad filosófico-humanista que desde la Revolución Francesa ha aportado ideas y dado prohombres que han cambiado la Historia.

No es de extrañar, porque somos muchos los investigadores que defendemos el anhelo de Franco de pertenecer a la Masonería. Un interés, movido por pensamientos de poder, y que llevó al dictador en sus primeros tiempos de presencia en África a desear entrar en ella hasta el punto de solicitar su ingreso y todo, porque comprobó que la inmensa mayoría de los militares de alta graduación llamados "africanistas" pertenecían a las logias masónicas del antiguo protectorado: las de Larache y Tetúan.

Pero paradójicamente, la solicitud de ingreso de Franco en estas logias, fue rechazada por la más alta instancia de la Masonería o Gran Oriente Español, al parecer porque su persona despertaba recelos al considerarle ’dudoso’ por no dar el perfil idóneo, o sea, carecer de los básicos humanistas y masónicos principios fraternos, igualitarios y libertarios.

Otros autores aseguran que el padre y el hermano de Franco fueron masones y republicanos declarados y ya desde su primera juventud en la Galicia natal, el futuro dictador quiso ingresar en la Masonería, siendo rechazado. Al parecer, fue desestimado en varias ocasiones hasta que ante tanto rechazo, y siendo ya general, cambió rotundamente su opinión sobre la Masonería y pasó, de simpatizar con ella a criticarla, condenarla y perseguirla.

Y así fue. Franco se inventó lo de la ’Conspiración Judeo-Masónica’ metiendo a judíos y masones en el mismo saco cuando no tienen nada que ver o bien poco. Sus razones tendrían las altas instancias masónicas españolas para rechazar a Franco. Algo le verían entonces. Suena a venganza, a revancha. A despecho. Y Franco se cebó con los masones. Expropiaciones, encarcelamientos y fusilamientos.

Una joya literaria e histórica, ese libro del tal ’Jakin Boor’. Aunque no sea su autor santo de mi devoción. ¿Cuando conoceremos su texto íntegro, que imagino hostil? Me corroe la curiosidad.

18/06/2008 10:16. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Los masones recuperan poder en Portugal

20080622132511-antonio-reis.jpg

 

ELPAIS.com

La sociedad secreta, llena de políticos e intelectuales, adquiere visibilidad

Destacados dirigentes políticos, ex presidentes de la República incluidos, militares, empresarios, banqueros e intelectuales, pertenecen a alguna logia masónica de Portugal. La influencia política y económica de la sociedad secreta en el país vecino es incuestionable, y todo indica que irá en aumento. El objetivo es el 2010, año de la conmemoración del centenario de la proclamación de la República. La masonería aspira a una participación masiva en las celebraciones y quiere ser aceptada como interlocutora en la comisión oficial.

Según el periodista António Melo, buen conocedor de las interioridades del mundo masón, el Gran Oriente Lusitano (GOL), principal organización de la masonería portuguesa, aspira a tener un papel destacado en los actos del centenario, similar al del presidente de la República o el Parlamento.

Hace unas semanas, el GOL reeligió por otros tres años a António Reis como Gran Maestre, la máxima autoridad. Este historiador de 60 años, fundador del Partido Socialista, protagonista destacado de la revolución de los claveles (abril de 1974) que acabó con la dictadura, y ex ministro de Cultura, derrotó al candidato aspirante, Felipe Frade, coronel retirado de 65 años, que en los años de la dictadura salazarista fue detenido por la policía política PIDE.

António Reis se resiste a revelar nombres de masones en cargos relevantes. Las normas exigen mantener en secreto la identidad de los "hermanos", aunque hay algunos que salieron a la luz hace tiempo. El ex presidente socialista Mario Soares (1986-1996) se hizo masón en Francia, en su época de exiliado. Su hijo Joao, ex alcalde de Lisboa, es un masón más activo, al igual que algunos ministros del actual Gobierno socialista, como Rui Pereira (Administración Interna).

En política, la mayoría de masones están en el PS y el Partido Social Demócrata, aunque los hay afiliados al derechista Centro Democrático Social-Partido Popular y simpatizantes comunistas. Varios capitanes de abril son masones, incluido el coronel en la reserva Vasco Lourenço, coordinador del proceso revolucionario y ex gobernador militar de Lisboa.

Los mayores enemigos de las logias han sido las dictaduras, Salazar en Portugal y Franco en España, y la Iglesia católica, que emitió más de 10 bulas papales que la condenaban por diabólica. El salazarismo prohibió sus actividades y expropió sus bienes. Los masones estuvieron en la resistencia, recuerda el gran maestre Reis. Al final de la dictadura apenas quedaban tres logias en Portugal, con medio centenar de hermanos.

Si nos remontamos más atrás, la mitad de los políticos de la época liberal de la primera República (1910-1926) fueron masones, incluidos los tres presidentes, que llegaron a ser grandes maestres. En el XIX, llegaron a lo más alto. El rey Dom Pedro IV, emperador de Brasil, fue gran maestre del Gran Oriente Brasileño.

La masonería de Portugal tiene la estructura más antigua de Europa, después del Reino Unido. La primera logia fue fundada por comerciantes británicos residentes en Lisboa, en 1727, diez años después de que la masonería diera sus primeros pasos en Londres. La sede del Gran Oriente Lusitano está en un palacio del siglo XVIII. El patrimonio de la institución está valorado en millones de euros, sobretodo por los edificios del centro de Lisboa, como el internado de Sao Joao y una antigua escuela, y en otros puntos del país y las Azores. Hasta en Macao, ex colonia portuguesa en Asia, hay una logia masónica

 

22/06/2008 13:25. Zayin #. Sociedad Hay 1 comentario.

La Masonería española abre sus puertas como sociedad discreta y no secreta

masoneria liberal (previsión) 22-06-2008

Las distintas logias masónicas españolas, agrupadas en el Entorno Masón Liberal Ibérico, han decidido ’salir del armario’ en el que tuvieron que recluirse para sobrevivir durante la represión franquista, pasar de sociedad secreta a sociedad discreta y ofrecer un interlocutor válido a la sociedad.

En esta línea de abrirse a la sociedad, la Gran Logia Simbólica Española (GLSE) ha nombrado al escritor y masón Ignacio Merino, director de comunicación de esta asociación de logias masónicas que bajo las siglas GLSE agrupa a varias de estas sociedades con residencia en el territorio español, que libremente se han adherido a su Constitución y a sus Reglamentos Generales, en forma de estructura federativa.

Junto a otras asociaciones masónicas como la Gran Logia Femenina de España o el Derecho Humano, la GLSE se considera como la heredera de la tradición liberal española que luchó por los derechos y libertades desde la Guerra de la Independencia, habiendo acogido en su seno a personalidades como Sagasta, Canalejas, Salmerón o los intelectuales que desarrollaron el krausismo y la Institución Libre de Enseñanza.

La salud de la masonería en España es ahora bastante buena, dice Merino, Gran Canciller (responsable de los contactos con otras logias); llama mucha gente de toda condición a nuestra puerta solicitándonos información y pidiéndonos entrar -afirma durante un almuerzo con un pequeño grupo de periodistas-.

Y esto ocurre, superados ya los recelos y fobias que la masonería despertaba por la leyenda negra y su carácter de sociedad cerrada, porque precisamente la masonería nace en la propia sociedad, entre personas que no se enmarcan en nada y que en otras estructuras no encuentran el camino que buscan para su desarrollo personal,’y aquí sí lo hacen por el equilibrio, el respeto y la neutralidad en el que siempre jugamos’.

Ignacio Merino explica que el secreto que ha rodeado siempre a la masonería se justifica en que es una sociedad iniciática y que como tal mantiene hacia el interior una serie de ritos y de disciplinas, secretos incluso para los distintos grados de los que se adentran en ella y que van conociendo según avanzan en ese camino iniciático.

Otra de las causas, agrega, es la persecución que ha venido sufriendo en muchos países, principalmente católicos y más tras la Bula del Papa Clemente XII, que llevó en España a Felipe V, después a Fernando VI y a Fernando VII a prohibirla, hasta llegar a la etapa del franquismo donde sufrió prácticamente el extermino total.

Hoy, superada ya esa etapa, existe en España una incipiente masonería integrada por hombres y mujeres que aspiran a contribuir a la extensión de todos los valores humanistas y democráticos mediante la tolerancia, la reflexión y la profundización en los derechos humanos y sociales.

La Gran Logia Simbólica Española aspira a ser uno de sus referentes activos, señala el flamante nuevo responsable de comunicación, no ’como sociedad secreta sino discreta, ya que como orden iniciática mantiene ciertos secretos internos en cuanto al contenido de sus diferentes grados y símbolos, y en sus tenidas (reuniones), como lo ha venido haciendo la gran tradición hermética desde hace siglos’.

Pero, puntualiza Ignacio Merino, éstos secretos sólo conciernen a los francmasones y no están relacionados con ningún propósito social ni conspiración política. En sus tenidas o asambleas rituales, no está permitido hablar de religión o política, precisamente por el respeto a las opiniones y creencias de cada cual, dice.

La masonería liberal que representa la GLSE, agrega, está abierta a la sociedad y ofrece su método espiritual a quien se lo demanda, pero sin hacer proselitismo. Acoge en plena igualdad a hombres y mujeres y no hace distinción por razones de ningún tipo, salvo en el caso de personas racistas, violentas o que aprueben cualquier tipo de terrorismo. El setenta u ochenta por ciento que vienen pidiendo entrar, consiguen ser admitidos, afirma Merino.

Terra Actualidad - EFE

24/06/2008 10:08. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Alfama recupera los escritos sobre masonería y ocultismo de Pessoa

20080624104343-pessoa.jpg

Los artículos recopilados por la editorial malagueña aparecen publicados por primera vez en castellano con traducción y edición de Florencia Preatoni · El poeta plantea una defensa radical de las logias portuguesas

Pablo Bujalance / Málaga | Actualizado 23.06.2008 - 05:00

Que a Fernando Pessoa (1888-1935), el gran poeta portugués del siglo XX, le interesaban los asuntos relacionados con el ocultismo, el espiritismo y lo esotérico es una realidad que no pasa inadvertida a los lectores de libros como Mensagem (en el que enarbola una interpretación mitológica de la Historia de Portugal) y el monumental Libro del desasosiego, quizá su obra definitiva, escrita por el heterónimo Bernardo Soares y repleta de claves lingüísticas y simbólicas. Incluso dentro del mismo Portugal se especula aún hoy con la pertenencia del autor a la masonería, una vinculación que él siempre negó, si bien admitió la fascinación que esta sabiduría ejerció en su pensamiento desde el fatal suicidio en París de su amigo y también poeta Mario de Sá Carneiro. Por si quedaba alguna duda, la editorial malagueña Alfama acaba de publicar en un volumen los Escritos sobre ocultismo y masonería del propio Pessoa, que arroja bastante luz al respecto con edición y traducción de Florencia Preatoni.

Según explicó ayer el director de Alfama, Antonio García Maldonado, la mayoría de estos artículos habían permanecido inéditos en Portugal hasta hace algunos años, cuando fueron recopilados por primera vez en una edición. El volumen que nos ocupa presenta la primera traducción al castellano de los escritos, cuyo orden respetan esencialmente las directrices de la publicación lusa "aunque hemos decidido prescindir de algunos textos que, más que una argumentación histórica de la masonería y el ocultismo, presentaban una especie de autoanálisis, a la manera del Libro del desasosiego". De entrada, Florencia Preatoni recuerda en el prólogo la atracción que, tras la muerte de Sá Carneiro, sintió el poeta "por las sociedades secretas de los masones, los rosacruces y los templarios. Conoció el espiritismo, la cábala y la magia y tradujo al portugués muchos libros de la Colección Teosófica y Esotérica". Preatoni apunta incluso la ocasión en que Pessoa corrigió el horóscopo del astrólogo y poderoso gurú británico Aleister Crowley. Todo este conocimiento tiene una especial consideración en un país como Portugal, donde la sabiduría templaria pervivió como realidad palpable hasta entrado el siglo XX.

Entre la divulgación, la confesión y la acción política, Fernando Pessoa atiende a lo largo de este conjunto de escritos a diversas dimensiones de lo oculto. En el primer artículo, Origen y esencia de la masonería, el autor expone una argumentación filosófica en la que desliga ésta de la cábala y el judaísmo ("la masonería no es una orden judaica, y el contenido de los grados fundamentales que vulgarmente llaman simbólicos no es judaico en espíritu, sino sólo en la forma") para considerarla "un producto del protestantismo liberal, del siglo dieciocho inglés, en toda su chatura y banalidad".

Especialmente significativo es el segundo texto de la serie, titulado sencillamente La masonería, en el que responde a la presentación del proyecto de ley de la Asamblea Nacional del Estado Novo (impulsado por la dictadura militar) sobre asociaciones secretas, que contemplaba diversas sanciones a masones y rosacruces, entre otros. Pessoa, quien asegura no ser "masón ni antimasón", se dirige en concreto al ministro José Cabral, al que tilda de "dominico cuyo trabajo se integra en la mejor tradición de los inquisidores". El poeta presenta una encendida defensa de la logias portuguesas y, con una temeraria dosis de ironía, acusa a Cabral de "pertenecer a una sociedad secreta: el Consejo de Ministros".

Completan el libro otras consideraciones sobre metafísica, diferencias ideológicas y doctrinales y un poético colofón: La Vía Lactea. Nunca lo oculto lució tanto.

24/06/2008 10:42. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris