Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2010.



Los mensajes ocultos de las construcciones de Gaudí

20101217190850-get.jpg

Enigmático y misterioso, el genial arquitecto catalán construía sus obras de acuerdo con símbolos propios de las sociedades secretas.

El prestigioso arquitecto Gaudí pudo haber sido masón. Esta teoría todavía desvela a quienes estudian su obra. El conjunto de sus tres construcciones incompletas –el Templo de la Sagrada Familia, la Cripta de la Colonia Güell y el Parque del mismo nombre- que construyó en Barcelona, su ciudad natal, guardan entre sí una relación muy particular, que ha suscitado la hipótesis de las relaciones de Gaudí con el esoterismo. Si se trazara una línea desde el ábside de la Sagrada Familia hasta el Turó de las Menas en la Colonia Güell, y luego se proyectara una segunda línea recta desde el Turó con la Cripta de la Colonia Güell, los dos segmentos formarían un ángulo de 120 grados, una “X” que Gaudí ha reiterado en muchas de sus construcciones.

Esta X se conoce con el nombre de Cruz de San Andrés, símbolo masónico por excelencia, pero también notación alquímica del crisol en el que se calcinaba la materia prima de los alquimistas.

Masonería y alquimia

El análisis de la obra arquitectónica de Gaudí también tiene otro aspecto: la forma de la piedra. Las hermandades medievales de constructores y, posteriormente, la francmasonería distinguían tres tipos de piedra que indicaban respectivamente los tres grados de perfección del artista: en bruto sin desbastar, cúbica y puntiaguda. Estos son los grados de aprendiz, compañero y maestro que impartían las Logias Azules de la masonería.

En la culminación de la escalinata central del Parque Güell se observa la figura de un horno alquímico, que contenía en su interior una piedra en bruto. De ese horno salía una salamandra, símbolo del Fuego. Esa sería la piedra de los aprendices que, más tarde, se transformaría en cúbica, para finalmente adoptar la forma puntiaguda.

Foto: Photographer’s Choice / Getty Images
17/12/2010 19:18. Zayin #. Sociedad No hay comentarios. Comentar.

Las logias masónicas fueron escuelas de formación de ciudadano

20101217192430-masones-libro-ual.jpg

Escrito por Martín Corpas

Anoche se presentó en la Delegación de Gobierno de la Junta en Almería el libro “Masones, Republicanos y Librepensadores en la Almería contemporánea (1868-1945)”, dirigido por el Catedrático de Historia Contemporánea de la UAL Fernando Martínez, y en el que se pone de manifiesto que las logias masónicas funcionaron como escuelas de formación de ciudadanos hasta la Guerra Civi.

En la presentación Martínez estuvo acompañado por el rector electo de la Universidad de Almeria, Pedro Molina, el director de la editorial de la Universidad, Cayetano Aranda, y uno de los coautores del libro, el Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla, José-Leonardo Ruiz Sánchez. 

El libro surgió tras la celebración en Almería, hace ahora un año, del XII Congreso Internacional de Historia de la Masonería Española que se celebró bajo la organización del Grupo de Investigación SUR CLIO de la UAL y del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española. Coordinado por Fernando Martínez, el libro ““Masones, Republicanos y Librepensadores en la Almería contemporánea (1868-1945)”, es fruto de la colaboración de un equipo de profesores de las Universidades de Sevilla y de Almería: José-Leonardo Ruiz Sánchez, Leandro Álvarez Rey y Mª del Carmen Fernández Albéndiz, de la Universidad de Sevilla, y María Dolores Jiménez Martínez, Pedro Martínez Gómez y María Isabel Ruiz García de la Universidad de Almería, todos ellos reconocidos profesores y profesoras en la historia de Andalucía.

En el siglo XIX, la Masonería y los masones desempeñaron un papel de no escasa relevancia tanto en la Historia de España como en la Historia de Andalucía. Lejos de ser una “secta” al servicio de oscuros “poderes secretos”, como las calificó el franquismo, las Logias masónicas fueron con anterioridad a la Guerra Civil verdaderas escuelas de formación de ciudadanos, espacios de libertad donde fue germinando y desarrollándose una peculiar forma de sociabilidad y fraternidad, basada en la defensa del librepensamiento, el laicismo y los valores progresistas, modernizadores y democráticos.

En este proceso Andalucía ocupó ya desde el siglo XIX una posición de liderazgo, pues históricamente en ningún otro lugar como en Andalucía llegó a alcanzar la institución masónica un grado de arraigo y desarrollo similar. Tanto es así que entre 1868 y 1939 se fundaron y establecieron en nuestra tierra casi 600 Talleres masónicos. Es decir, aproximadamente un 35% de las Logias fundadas y existentes durante esos años en toda España. Y el número de masones que poblaron las logias andaluzas fue como mínimo de unas 16.000 personas para el período 1868-1939.

Precisamente “Masones, Republicanos y Librepensadores en la Almería Contemporánea (1868-1945)”, abarca el estudio de los 42 talleres masónicos que hubo en Almería y un valioso listado biográfico de los masones almerienses de los siglos XIX y XX. 

“El libro que hoy presentamos es no solo un ejemplo de metodología a seguir y de cómo se hace la historia desde la universidad, sino también un claro desmentido a quienes todavía siguen defendiendo que la historia de la masonería sólo se puede realizar desde dentro de la propia masonería porque “sólo los historiadores iniciados” la pueden describir e interpretar correctamente”, expuso ayer el Rector electo, Pedro Molina, durante la presentación. 

El estudio de la depuración, represión y aun exterminio de la masonería, sacado de la información del Tribunal Especial de Represión contra la Masonería y el comunismo, los Tribunales de Responsabilidades Políticas y de la Causa General, introduce a los lectores en las páginas negras de una historia no lejana y menos aún olvidada que la Memoria Histórica está sacando a la luz con un justo deseo de reivindicación del honor de aquellos que fueron considerados “heterodoxos” por el simple hecho de pensar y actuar de forma diferente de quienes les juzgaron y condenaron.

Con la edición de este libro, Almería recupera el primer lugar en la historiografía de la masonería en Andalucía por su calidad, metodología y resultados, a pesar de que el número de logias en Andalucía Oriental, y más concretamente en Almería, no puede equipararse con el de las de Cádiz o Sevilla, que sólo en la segunda mitad del siglo XIX se acercaron a las 200 logias frente a las 31 de Almería. Sin embargo Almería, y en esto coincide con el resto de Andalucía, destaca por un hecho muy característico y es el gran número de logias que se crearon no tanto en la capital, sino sobre todo en la provincia, en unas 17 poblaciones. 

Según explicaron los intervinientes en la presentación de este volumen, se trata de un libro, fruto de una larga y detenida investigación, cuyos autores han pretendido darle una dimensión social: dar a conocer en su justo término la historia de la Masonería almeriense para que deje de ser una de las asignaturas pendientes de lo que ha dado en llamarse la recuperación de nuestra memoria histórica, y se convierta en parte integrante de nuestra memoria democrática y de la memoria social compartida de los andaluces y andaluzas de hoy.

Fuente:novapolis.es

17/12/2010 19:25. Zayin #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris